La Pasión de Iztapalapa busca ser reconocida por la Unesco como Patrimonio Inmaterial

La representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa. Foto: Octavio Gómez (Archivo) La representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa. Foto: Octavio Gómez (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En un acto protocolario en el Salón de la Tesorería del Palacio Nacional, hoy por la mañana el Comité Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa formalizó ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) su petición para que gestione su declaratoria como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Declarada ya Patrimonio Cultural Intangible por el gobierno del entonces Distrito Federal desde el 2 de abril de 2012, la ancestral tradición que lleva 176 años representándose, deberá considerarse previamente como Patrimonio Cultural Inmaterial de la nación, lo cual se resolverá en algunos meses según declaró Diego Prieto, titular del INAH.

Añadió que la candidatura ante la Unesco se estará presentando a principios de 2020. Y, de ser aprobada, la escenificación la Pasión de Cristo estaría inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad hacia el 2021.

El Comité Organizador de la representación, integrado por ocho barrios de Iztapalapa, hizo su petición a través de una carta entregada a la Secretaría de Cultura del gobierno federal, encabezada por Alejandra Frausto, y al director del INAH.

En un comunicado, la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, aseguró que la representación cuenta con la historicidad y valores excepcionales para formar parte de la lista de la Unesco dado que, además de ser popular, conjuga factores prehispánicos pues se realiza en el Cerro de la Estrella donde se encendía el fuego nuevo cada 52 años, antes de la conquista.

La carta está dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien no estuvo presente en el acto, aunque se realizó en Palacio Nacional, y señala que desde el momento en que la tradición fue declarada patrimonio intangible de la Ciudad de México, los portadores de la tradición están obligados a salvaguardar la expresión cultural:

“Lo cual adquiere una enorme importancia en los tiempos en que la globalización de la economía y la cultura amenazan la permanencia de las genuinas manifestaciones culturales locales de países, regiones y pueblos”.

En el acto estuvieron Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia; Leticia Ramírez Anaya, directora general de Atención Ciudadana de la misma; la alcaldesa Clara Brugada; Lucía García Noriega, directora de Patrimonio Mundial del INAH; y actores de la representación de la Semana Santa.

Comentarios

Load More