Parece que todas las mañanas AMLO se viste de hoguera y sale a ver a quién quemar: Sauri Riancho

MÉRIDA, Yuc. (apro).- La senadora Dulce María Sauri Riancho comparó hoy las conferencias “mañaneras” del presidente Andrés Manuel López Obrador con un tribunal de la Inquisición e, irónica, expresó: “Parece que todas la mañanas se viste de hoguera y sale a ver a quién quemar”.

Esta mañana, en su habitual conferencia de prensa, en respuesta al cuestionamiento de un reportero, el mandatario se refirió así a la legisladora:

“Lo que él está preguntando ahora es que la senadora Sauri quiere que también se juzgue al presidente si hace un juicio denigrando, según entiendo, o acusando sin fundamento a un ciudadano. Yo no tengo ningún inconveniente en que se hiciera esa modificación y que se ampliara el número de delitos para que se juzgue al presidente.

“Ella fue presidenta del PRI y tiene una postura política. Ayer o antier me comparó con Donald Trump. Entonces, yo no sé si vaya a ser un delito el que yo pueda decir aquí que a lo mejor su comportamiento tiene que ver porque ella pertenece a la casta divina, sin ofender a nadie, con todo respeto”, señaló.

Por la tarde, aprovechando la visita del presidente a esta capital, Sauri lo encaró para aclararle que ella no pertenece a la “casta divina” yucateca, y con sarcasmo le agradeció que estuviera de acuerdo con la iniciativa de reformas que presentó ayer en el Senado para ampliar el catálogo de delitos por los que un presidente de la República pueda ser enjuiciado.

La priista lo interceptó en el lobby del hotel que sirvió de sede a la XI Convención “US-México CEO Dialogue”, que el mandatario vino a clausurar, y le obsequió un ejemplar del libro “La casta divina por fuera y por dentro”, que escribió en coautoría con su esposo, José Luis Sierra Villarreal, y le pidió leerlo para que sepa quiénes son.

El mandatario apenas asintió y agradeció el regalo.

Posteriormente, en entrevista, Sauri Riancho manifestó que su iniciativa busca reformar los artículos 108 y 111 constitucionales para ampliar a 19 el catálogo de delitos por los que un presidente pueda ser juzgado penalmente, entre ellos: robo a casa habitación y robo de combustibles, así como por enriquecimiento ilícito y delitos electorales.

De igual manera, dijo que propondrá que un presidente también pueda ser juzgado por la vía civil por difamación y daño moral, y en ese sentido destacó que ningún Ejecutivo federal, antes de López Obrador, se atrevió a hacer imputaciones personales contra nadie, y menos sin pruebas, como él lo hace, y que los afectados no puedan defenderse legalmente.

Destacó que hasta los fiscales tienen sanción por revelar detalles de algún expediente abierto y violar la presunción de inocencia, pero “el presidente simplemente dice lo que quiere y no hay instrumento de control”.

Comentarios