FIFA expulsa al expresidente de la Confederación Brasileña de Futbol por soborno

ZURICH (apro). – La FIFA anunció la expulsión del expresidente de la Confederación Brasileña de Futbol José María Marín (CBF) por haber participado en casos de soborno y corrupción entre 2012 y 2015.

Así lo anunció a la prensa el Comité de Ética de la FIFA, máximo órgano rector del futbol con sede en Zurich, Suiza, agregando que Marín tendrá que pagar una multa de un millón de francos suizos.

La FIFA afirmó que Marín violó el artículo 27 de su Código de Ética al participar en el esquema de sobornos en la negociación de contratos con empresas para las ventas de derechos de transmisión de competiciones organizadas tanto por la CBF, por la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) y la Confederación de Futbol de América del Norte, Central y del Caribe (Concacaf).

Marín, de 86 años, cumple actualmente prisión en Estados Unidos, donde fue condenado en agosto de 2018 por los mismos casos de soborno y corrupción que son ahora castigados por la FIFA.

La Corte Federal de Brooklyn, en Nueva York, acusó al exdirigente brasileño de recibir sumas millonarias de empresas a cambio de la liberación de contratos para la transmisión de televisión y para acciones de marketing de competiciones como la Copa América y la Copa Libertadores.

A partir de ahora, la FIFA ha prohibido a Marín ejercer cualquier actividad relacionada con el futbol, ya sea en el ámbito deportivo o administrativo. Del mismo modo, quien recibió un castigo similar por corrupción fue otro ex presidente de la CBF, Marco Polo Del Nero en abril de 2018 quien todavía intenta recurrir la decisión.

Marín es el primer peso pesado condenado a cárcel por el llamado caso ‘FIFAgate’, en el que se han visto involucradas decenas de dirigentes del fútbol internacional.

Cuando Marín fue sentenciado, el fiscal Richard P. Donoghue recordó que la sentencia demuestra que, pese a todo su poder y prestigio, “los directivos del fútbol que corrompieron el deporte no están por encima de la ley”.

Marín fue detenido en Suiza en mayo de 2015 junto a otros altos dirigentes del fútbol internacional y posteriormente extraditado a Estados Unidos, donde permaneció en arresto domiciliario tras pagar una importante fianza durante la espera del juicio.

Según el responsable del FBI encargado del caso, William Sweeney, los directivos acusados en el ‘FIFAgate’ se llevaron millones de dólares “pensando que nadie iba a darse cuenta”.

En ese momento Sweeney advirtió que las autoridades estadounidenses no dan por cerrado el caso y siguen trabajando para perseguir a aquellos que “utilizaron el futbol para llenar sus cuentas bancarias”.

Comentarios