Con muñecos mutilados y “ensangrentados”, protestan contra el aborto afuera de la CEDHNL

MONTERREY, N.L. (apro).- Integrantes de Familias Fuertes y Unidas protestaron este lunes frente a la sede de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHNL), donde tiraron decenas de muñecos mutilados y pintados de rojo para mostrar su rechazo al recurso presentado por el organismo contra la ley antiaborto aprobada en el Congreso local el pasado 6 de marzo.

Los integrantes del colectivo, respaldados por la Iglesia católica, colocaron alrededor de 70 “bebés” sobre la banqueta de la avenida Cuauhtémoc, en el centro de esta ciudad, donde despacha Sofía Velasco Becerra, presidenta de la CEDH.

Juan Manuel Alvarado, exdirigente estatal del Partido Encuentro Social (PES), exigió que Velasco Becerra retire el recurso con el que busca que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalide la reforma al artículo 1 de la Constitución nuevoleonesa, que protege la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

“(La de hoy) fue una protesta visual, pero de alerta, donde exigimos que Velasco retire el recurso de inconformidad, y si no lo hace demandamos su renuncia al puesto, pues la ombudsman en cualquier ámbito nace para la defensa de la vida y los derechos, y el primer derecho debe ser respetar la vida, si no el resto no tiene razón de ser”, expuso Alvarado.

Consideró inaceptable que la titular de la CEDH no pidiera opinión a la ciudadanía en la entidad, pues de acuerdo con estadísticas de quienes están a favor de la vida, dijo, el 80% reprocha el aborto como alternativa de definición.

En muchas ocasiones, abundó, la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo ocurre debido a conductas de “libertinaje” de hombres y mujeres que no se hacen responsables de las consecuencias que acarrea una relación sexual.

“El aborto es por libertinaje. Si no hay políticas públicas, los y las jóvenes precisan una noche de contacto sexual, ellas quedan embarazadas y la solución inmediata que presentan es el aborto, pero no por requerimiento medico, ni por violación, ni porque esté en riesgo su vida, fue por momentos de libertinaje que caen en la irresponsabilidad. Eso es lo que no queremos en Nuevo León, que se establezca el aborto por libertinaje”, subrayó Alvarado.

Y se quejó de que, durante la protesta, ninguna persona de la CEDH salió a recibirlos, lo que impidió que se estableciera un diálogo entre las partes. Cuando los manifestantes pidieron ser atendidos, se acercó un guardia de Fuerza Civil y colocó un candado en la entrada de las instalaciones de a la CEDH.

El exdirigente estatal del PES acudió a la manifestación, con su esposa y sus tres hijos, y relató que su caso es una prueba de las consecuencias criminales del aborto, ya que el médico familiar había recomendado que su cónyuge abortara a dos de sus hijos. Al negarse a realizar esa práctica, los embarazos continuaron y los niños nacieron y crecieron con salud, sostuvo.

Comentarios