Médicos residentes se mantienen en paro ante falta de pago

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por segundo día consecutivo, integrantes de la Asamblea Nacional de Médicos Residentes (ANMR) mantuvieron el paro activo de labores y así continuarán hasta que las autoridades del sector salud no cubran los adeudos atrasados, el bono sexenal, las becas y el reconocimiento legal a su estatus profesional a la totalidad de sus 8 mil 091 agremiados que prestan sus servicios en 82 centros hospitalarios del país.

Pese a que la tarde del 15 de enero el titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaria de Salud (SSA), Pedro Flores Jiménez, se comprometió a que el jueves 18 de abril a más se pagarían los adeudos, Karen Arteaga, vocera de la ANMR, declaró a distintos medios de comunicación que todavía hay colegas que no reciben su dinero, por lo que mantendrán el paro activo.

En un mensaje difundido en su muro de Facebook, la ANMR reiteró la necesidad de contar con un sueldo constante para asegurar el sustento de sus familias que –argumentaron– muchas veces, viven en otros estados del país.

Y recordaron que la demanda por sus derechos no es en contra de ninguna institución, ni contra el gobierno y, mucho menos, en contra de la población o sus pacientes.

“La lucha de este movimiento es por tener claros y firmes nuestros derechos y obligaciones ante la ley, en orden de poder llevar a cabo nuestro servicio y preparación a la población de la manera más adecuada”, afirmaron.

En su mensaje, los residentes no quitaron el dedo del renglón y pidieron que se revise la figura jurídica del médico residente, pues explicaron que conocer sus derechos y obligaciones les otorgara seguridad y les permitirá terminar con la ambigüedad de la dualidad que genera incertidumbre y vulnerabilidad en su gremio.

“Vivir en el medio de esta dualidad en la que hemos vivido (somos estudiantes y somos trabajadores y no somos realmente ninguno de los dos), la ambigüedad en relación a resolver problemáticas, como la actual, oscurece sus soluciones y se desarrolla entonces incertidumbre y vulnerabilidad en nuestro gremio”, sostuvieron.

Además, los residentes manifestaron que no sólo enfrentan la falta de pago, sino a la insuficiencia de recursos en los hospitales, jornadas extenuantes a las que son sometidos, la falta de personal, así como la inseguridad en la que viven, generalizada en todo el país “desde Tapachula hasta Tijuana”, pero que se agrava por los horarios en los que desarrollan sus labores.

“En más de una ocasión, no hay el material para otorgarle al paciente la mejor atención y no queda más que improvisar. Días y días pasan donde una guardia es igual que una trinchera: pocos recursos, poco personal médico, poco tiempo y muchos pacientes”, lamentaron.

El próximo 22 de abril, la ANMR se reunirá con integrantes de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados para redefinir su estatus laboral.

Comentarios