Imposible reconstruir Notre Dame en cinco años; llevará de 10 a 15: expertos

PARÍS (apro).- El presidente Emmanuel Macron declaró que quería que la Catedral fuera reconstruida en cinco años. Sin embargo, no se podrá hacer en tan poco tiempo y el presidente es criticado por sus errores de comunicación.

En la hora del noticiero de la noche, y a 24 horas del incendio que destruyó gran parte del techo y la flecha del monumento, el presidente Emmanuel Macron hizo una declaración en la que trató de presentarse como el “padre de la nación”, y declaró que quería que la Catedral fuera reconstruida “más bella que antes” y  “que sea acabada en cinco años”.

Sin embargo, especialistas consideran que el presidente habló de forma precipitada, pues se necesitan de diez a quince años y cientos de millones de euros para restaurar a Notre-Dame, calculó la Federación de constructores, especializada en monumentos históricos.

Las Olimpiadas y las elecciones en la vista

En entrevista con Apro, Maxime Cumunel, secretario general del Observatorio del patrimonio religioso, confesó que “se necesitarán al menos ocho años. En cinco, no se puede hacer un trabajo de calidad y podría ser peligroso. En Francia, cuando se anuncia que se va a construir una central nuclear en un lapso de 15 años, termina siendo 30 años de obra”.

Además, el presidente es criticado en su estrategia de comunicación de cara a la elección presidencial en 2022 y en previsión de las Olimpiadas en 2024, pues la capital gala albergará a miles de turistas en este evento deportivo.

“En Francia, siempre queremos enseñar que somos los mejores”, declaró Maxime Cumunel, quién también opina que la declaración de Macron es una estrategia para su reelección en 2022.

Los tiempos del patrimonio

El tiempo de reflexión tiene que ser largo, “y el de ahora es el más complicado”, declaró Alexandre Gady, historiador en arquitectura, en el programa Quotidien, el martes pasado. “Conocimientos, análisis, programación. Se necesita mucha concentración e inteligencia.”

“Lo que me molesta en lo que acaba de decir el presidente, es que la temporalidad del Patrimonio no es la de los políticos. Cuando uno quiere ir demasiado rápido, podemos estar seguros que haremos errores”, criticó el experto.

El ministro de la Cultura Franck Riester tomó más precauciones: “Las decisiones las tomarán los especialistas, entre ellos el arquitecto en jefe de los monumentos históricos nacionales y el arquitecto de los edificios de Francia”, detalló en el canal France 2.

800 millones de euros fueron ya prometidos por varios mecenas, entre ellos la familia Pinot, la del esposo de la actriz mexicana Salma Hayek. “No habrá, aparentemente, problemas de dinero, pero sigo solicitando donativos“, concluyó el ministro.

Comentarios