Disputa por el Triángulo Dorado desencadena ola de violencia y desplazados

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Poco más de 600 habitantes se han visto obligados a migrar ante el riesgo de perder la vida debido a la lucha a muerte que libran dos escisiones del Cártel de Sinaloa en su disputa por la plaza del llamado Triángulo Dorado que abarca partes de los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa.

El pasado 2 de abril se intensificó la batalla entre ambos grupos por dicho territorio con enfrentamientos, acompañadas de amenazas e intimidación a los pobladores de Atascaderos y de las rancherías conocidas con los nombres de Las Trojas y Ojuelos que, por temor, decidieron abandonar sus casas y, en algunos casos, perder su único patrimonio: su ganado.

Ese día chocaron los dos grupos en el poblado Las Banquetas, municipio de Tamazula, en el estado de Durango y un día después, el 3, se enfrentaron en el kilómetro 50 de la carretera Atascader-Los Frailes, también en Durango.

En el primer enfrentamiento murieron dos hombres originarios de Atascaderos y, en el segundo, otros dos.

La Fiscalía Zona Sur informó que, en el primer caso, los agentes llegaron por la mañana del miércoles 3 de abril a la comunidad y encontraron a dos hombres en ataúdes. Uno respondía al nombre de Misael Holguín Rodríguez, de 30 años, y el otro Vidal cabrera, de 21.

El 8 de abril se registró otro enfrentamiento en la plaza principal de Atascaderos. Al llegar los agentes estatales y municipales para atender el reporte, fueron atacados por uno de los grupos, pero los elementos policíacos repelieron la agresión y los delincuentes huyeron.

Los mismos agentes fueron atacados a balazos cuando llegaron a la escena del crimen, pero repelieron la agresión y los delincuentes se fueron, según el parte informativo de la FGE.

De acuerdo con testimonios de pobladores de la región a causa de ese clima de violencia, al menos 60% de los habitantes han huido, entre ellos maestros y miembros de las iglesias cristianas. Además, los comercios han cerrado sus puertas.

Y es que ya están hartos de padecer el acoso de los narcotraficantes: Cuando no les piden sus tierras, les quitan sus camionetas o. bien, los acusan de formar parte de bandos contrarios.

A otros de plano les dieron de plazo 24 horas para dejar su tierra y no ejecutarlos.

De acuerdo con los testimonios recogidos, las medidas de presión también alcanzan a los estudiantes: les revisan los celulares para ver si tienen información que pueda servirles.

Antes de las facciones del Cártel de Sinaloa llegaran a esta región, la zona estuvo bajo el dominio de Mario Eleno Corral Félix, ‘El Cepillo’ o ‘El 100’. Este sujeto se convirtió en “protector” de una parte de la población serrana. Su grupo operaba en la cabecera municipal y otras zonas de Guadalupe y Calvo, que comprende el poblado de Atascaderos, así como el municipio de Balleza.

‘El Cepillo’ supo echarse a la bolsa a la población con obras de beneficio social, como comprar ambulancias, construir escuelas y hasta instalar red de internet. “Del Cepillo para el Pueblo”, “Apoyo para el Pueblo”, presumía.

Pero su reinado no duró mucho. Por su fama, pronto se convirtió en uno de los objetivos prioritarios de la entonces Procuraduría General de la República (hoy Fiscalía General) y en marzo de 2017 cayó abatido por sujetos armados de un grupo antagónico comandado por ‘El Pinto’ Román.

Comentarios