Familiares y seguidores despiden a Alan García; el viernes será sepultado

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Familiares y militantes de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (Apra) asistieron al velorio del expresidente peruano Alan García, quien se quitó la vida con un disparo en la cabeza tras enterarse que sería detenido en el marco de una investigación por lavado de activos ligada al caso Odebrecht.

Ricardo Pinedo, el secretario personal de García, informó que el dos veces expresidente peruano será enterrado el viernes 19 en un cementerio de la capital.

Cientos de militantes se dieron cita en el local de Apra para despedir al político cuyos hijos estuvieron presentes, así como la exprimera dama Pilar Nores y quien fuera su pareja Roxanne Cheesman.

García murió el miércoles pasado en el hospital Casimiro Ulloa, en el distrito limeño de Miraflores, horas después de dispararse en la cabeza con un revólver Colt, una de las nueve armas que guardaba en su dormitorio.

El ministro del Interior Carlos Morán comentó que cuando el equipo de la Fiscalía ingresó con la policía al primer piso de la mansión del expresidente para arrestarlo, García -quien se encontraba en el segundo piso- dijo que iba a hacer una llamada a su abogado, pero se encerró en su dormitorio para luego dispararse.

Es el primer caso de un expresidente que se quita la vida mientras es investigado por el caso Odebrecht.

Sin embargo, todos los presidentes de Perú desde 2001 tienen cuentas pendientes con la justicia por sus nexos con Odebrecht.

Alejandro Toledo (2001-2006) reside en Estados Unidos, aunque se ha pedido su extradición, y Ollanta Humala (2011-2016) también estuvo preso junto a su mujer entre 2017 y 2018. Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) enfrenta un pedido de prisión domiciliaria tras estar detenido desde el viernes último.

La próxima semana los fiscales que investigan a la élite política peruana entrevistarán en Brasil a Jorge Barata, el exgerente en Perú de la constructora, quien deberá responder preguntas sobre Alan García.

Según la fiscalía el expresidente peruano habría recibido unos 100 mil dólares de Odebrecht maquillados como un pago por una conferencia que García dio en 2012en Sao Paulo.

A fines de 2018, el expresidente intentó evadir a la justicia ingresando a la embajada de Uruguay en Lima y solicitando un asilo por supuesta persecución política.

Sin embargo, el gobierno del presidente uruguayo Tabaré Vásquez rechazó la petición y desde entonces García vivió vigilado por la policía pues le prohibieron salir del país durante 18 meses.

Odebrecht está en el centro de un enorme escándalo de corrupción en América Latina después de admitir en 2016 -como parte de un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos- que sobornó a funcionarios de la región por cerca de 800 millones de dólares a cambio de recibir contratos de obras de infraestructura.

Con información de AP

 

Comentarios