La ruda disputa por el control de Morena

En la ruda lucha entre los operadores políticos del senador Ricardo Monreal y la actual dirigencia de Morena, encabezada por Yeidckol Polevnsky, se juega más que el futuro de una burocracia partidista: son candidaturas para decenas de cargos de elección en los tres niveles para 2021 y la definición de la candidatura presidencial de 2024. A decir del monrealista Alejandro Rojas Díaz-Durán, lo que está en riesgo es el Proyecto Alternativo de Nación del presidente López Obrador; en tanto que Bertha Luján, probable rival de Rojas en la pugna por la presidencia de Morena, advierte que todos los militantes deben “cuidar al partido” en vez de intercambiar insultos públicamente.   

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Con cinco años como partido político, con incipiente estructura y débil institucionalidad interna, aunque con Andrés Manuel López Obrador como presidente de la República y mayoría en el Congreso, Morena enfrenta su primera disputa interna por el poder: la dirigencia que definirá los candidatos a gobernador de 13 estados, 300 diputados federales, legisladores locales y alcaldes en 2021, así como la candidatura presidencial en 2024.

En medio de conflictos en varios estados del país, la feroz ofensiva de operadores políticos del senador Ricardo Monreal contra Yeidckol Polevnsky ha degradado el debate interno: a la secretaria general de Morena en funciones de presidenta la ubican al frente de una “nomenclatura de tufo estalinista” y ella los tilda de “sabandijas” y de traficantes de candidaturas.

El tono beligerante preocupa a Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional de Morena y quien se perfila para la presidencia de este partido político, que se elegirá en noviembre. Ella advierte que la prioridad debe ser la unidad interna para evitar que se corrompa como el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“Respecto al PRD, debemos tenerlo muy en cuenta: no queremos un partido electorero, que los grupos con intereses facciosos se apoderen de él y que Morena se convierta en un instrumento para lograr cargos públicos, sino que el proyecto principal sea la transformación del país”.

–¿Usted sí quiere presidir Morena?

–Puedo participar si veo que hay cierto consenso, que pudiéramos formar un equipo y yo encabezarlo, pero si no hay condiciones, no iría. No está descartada esa posibilidad, pero tampoco es un hecho. Faltan seis meses.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2216, ya en circulación)

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios