SRE se pronuncia tras operaciones antimigrantes en Nuevo México

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El gobierno mexicano expresó hoy su “profunda preocupación” ante las operaciones antimigrantes perpetradas por milicianos estadunidenses armados en la frontera de Nuevo México.

En un boletín, la Cancillería planteó que las milicias llevan a cabo prácticas de “intimidación” y “extorsión” contra los migrantes, y planteó que “para México, las tareas de patrullaje y seguridad, al margen de las estructuras legales del gobierno federal de ese país, constituyen asimismo un riesgo para la seguridad humana de los migrantes”.

De acuerdo con Hector Balderas, el procurador de Nuevo México, a lo largo de la semana pasada las milicias –entre ellas el grupo de Patriotas Constitucionales Unidos– detuvieron a más 300 personas a punta de armas, y las entregaron a las autoridades migratorias.

Las imágenes de estos personajes, vestidos como militares, que apuntalan hacia familias de migrantes con armas y les ordenan que se sientan en el piso provocaron reacciones indignadas entre los grupos de defensores de derechos humanos.

La Unión Estadunidense de Libertades Civiles (ACLU) condenó que un grupo de “vigilantes racistas y armados secuestren y detengan personas que buscan asilo”.

Comentarios