Dependencias se contradicen por la muerte de un hombre que cayó de un edificio en Monterrey

MONTERREY, N.L. (apro).- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del estado (FGE) dieron versiones contradictorias respecto de la adscripción y el número de agentes detenidos por la muerte de un hombre que la madrugada de ayer cayó desde el piso 14 de un edificio ubicado en el centro de esta ciudad.

Ambas versiones también chocan con la que ofreció el gobierno estatal, que a través de un comunicado mencionó que los involucrados en el accidente son seis policías de Fuerza Civil (FC), cinco de los cuales ya están detenidos.

Y es que al parecer la víctima fue chantajeada por los agentes, quienes pretendieron detenerlo con una orden de aprehensión falsa.

De acuerdo con Aldo Fasci Zuazua, titular de la SSP, hay tres elementos detenidos de la Dirección General de Investigaciones (DGI).

“No son de Fuerza Civil, son elementos de la Dirección General de Investigaciones que no dependen de Fuerza Civil y que está en proceso de desaparición. Los que sí son de Fuerza Civil no están detenidos. Llegaron por una llamada de auxilio a apoyar y no están detenidos”, detalló esta mañana.

Por su parte, Luis Enrique Orozco, vicefiscal de Ministerios Públicos de la Fiscalía General de Nuevo León, explicó que cinco policías de FC –no seis, como aseguró el gobierno– son investigados en relación con la muerte de Fortunato E.

“Son cinco personas, aparentemente todos elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal. Son dos elementos de la Dirección General de Investigaciones a disposición del Ministerio Público, además de tres personas que de alguna forma pudieron haber favorecido o ayudado a que estas personas abandonaran el edificio de departamentos”.

Añadió: “La información que tenemos hasta este momento es que son elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, obviamente de la institución Fuerza Civil. Estamos en el proceso de documentar su antigüedad, adscripción y el grado de participación que estas personas pudieron haber tenido. Todavía no hay información concluyente”.

La noche de ayer, cuando se hizo pública la muerte del comerciante en la torre “El Semillero”, localizada en la calle Matamoros, el gobierno nuevoleonés publicó un boletín donde reprochó de manera tajante la actuación de los elementos estatales, a quienes identificó como adscritos a Fuerza Civil.

“La Secretaría de Seguridad Pública condena estos hechos y expresa que fue un acto doloso, ilegal y fuera de todo orden, y que los elementos actuaron sin ninguna orden superior durante estos lamentables eventos. Esta Secretaría dará a conocer toda la información una vez que el Ministerio Público y, en su caso, el Poder Judicial, tomen las determinaciones conducentes”, puntualizó.

Paralelamente a ese homicidio se investiga la agresión hacia otra persona que habría testificado los hechos y que fue violentada por los mismos agentes que presuntamente provocaron la muerte del comerciante.

La llamada de esa persona, relacionada con la víctima, fue la que alertó a los policías municipales de Monterrey, quienes detuvieron a los agentes estatales.

Comentarios