Masacre de Minatitlán demanda organización social y gubernamental para pacificar al país: CEM

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La reciente masacre ocurrida en Minatitlán, en la que fueron acribilladas 14 personas, es “una expresión más de la situación de violencia que sigue teniendo nuestro país y que nos reclama darle organicidad a nuestros esfuerzos por construir la paz, esfuerzos que involucren a toda la sociedad y que no sean aislados”, señaló Monseñor Carlos Garfias, vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), y encargado de la Iglesia para implementar un proyecto de pacificación en colaboración con el gobierno federal.

“Con la masacre de Minatitlán, tenemos un desafío más fuerte para implementar un proyecto preciso de pacificación y de reconciliación en el país”.

Entrevistado en la Cámara de Diputados, al término de la presentación del documental “Tragedia y crisol del sacerdocio en México”, en el cual se abordan los asesinatos de sacerdotes católicos, Garfias agregó:

“Actualmente hay muchos esfuerzos y muchos intentos por alcanzar la pacificación, pero son acciones aisladas. Necesitamos darle organicidad a un proyecto de pacificación del país en el que participemos todos: las autoridades gubernamentales, las organizaciones sociales, las Iglesias y la sociedad en su conjunto”.

Garfias señaló que, ante tragedias como esta, también “debemos definir las acciones adecuadas para acompañar a quienes sufren y son víctimas de estos hechos”.

Garfias leyó un mensaje dirigido a los diputados en el cual les pidió colaborar en la construcción de la paz. “A los legisladores también les corresponde construir la paz”, les dijo.

Y señaló que una de las principales labores de la Iglesia es precisamente “dar la paz”, por lo que, dijo, actualmente la Iglesia ya empieza a trabajar en dar una educación para la paz en algunas escuelas del país, como parte de su labor pastoral, la cual también comprende la implementación de los llamados centros de escucha, mediante los cuales se da atención a las víctimas de la violencia.

Por su lado, el secretario general de la CEM, Alfonso Miranda Guardiola, indicó que la jerarquía eclesiástica mexicana cuenta con 20 centros de derechos humanos en todo el país, y además realiza dos mil 466 obras sociales con las cuales colabora a construir la paz.

Durante el evento se proyectó el documental “Tragedia y crisol del sacerdocio en México”, el cual aborda el alarmante incremento de asesinatos de clérigos en México, considerado el país más peligroso de América para ejercer el sacerdocio.

El documental da las siguientes cifras sobre este incremento: En el sexenio de Vicente Fox, hubo cuatro sacerdotes asesinados; en el de Felipe Calderón se incrementó a 17 curas masacrados; y en la administración de Enrique Peña Nieto la cifra se disparó a 24.

El documental, elaborado por el Centro Católico Multimedial, también señala que las entidades con mayor índice de asesinatos de sacerdotes son Guerrero, Michoacán, Ciudad de México, Veracruz y Chihuahua.

Ahí también se señala que el crimen organizado masacra a sacerdotes porque estos son “un estabilizador social” que aglutina a las comunidades y denuncia los intereses de los grupos delincuenciales. De manera que al atacar a un sacerdote se provoca desestabilización en la comunidad.

El documental también indica que, hasta el momento, estos crímenes siguen impunes.

Comentarios