Final de Concachampions: pega primero Rayados 1-0 a Tigres

El festejo del único gol del partido. Foto: Twitter @Rayados El festejo del único gol del partido. Foto: Twitter @Rayados

MONTERREY, NL (apro).- En un juego con más garra que futbol, Rayados dio el primer golpe en la ida de la Final regia de la de la Concachampios al derrotar 1-0 a Tigres, esta noche en el Estadio Universitario.

El zaguero del Monterrey, Nico Sánchez, fue el encargado de marcar el solitario gol, a balón parado, que deja en suspenso la definición del monarca del área, hasta el duelo de vuelta, programado para el próximo 1 de mayo, en el Estadio BBVA, de La Pandilla.

Fue el de esta velada en el coso de la Universidad Autónoma de Nuevo León, un duelo de contrastes, con un primer tiempo que dominó la escuadra visitante  dirigida por Diego Alonso, y una etapa complementaria que fue diametralmente de los pupilos auriazules de Ricardo Ferretti.

El inicio fue trabado y de pocas ideas, con un predominio de los albiazules, que tuvieron las mayores aproximaciones y que se fueron con su recompensa al descanso.

Al 14’ Nico Sánchez se ganó la amarilla con una dura entrada sobre Valencia, pero minutos después, al 20’, el silbante panañemo John Pitti también amonestó al felino Hugo Ayala, por una inexistente falta a Funes Mori, que se retorció de dolor por nada.

El primer susto para Tigres lo metió al 21’ Ávilés Hurtado que recibió solo un rebote dentro del área pero no pudo controlarlo y el balón cayó en manos de Nahuel. Al 26’ Valencia tuvo una clara, pero el centro que recibió lo remató descompuesto con el hombro y la jugada se diluyó.

Al 38’ Salcedo tuvo una pifia garrafal, pues al querer salir jugando se la cedió a Avilés, quien se la puso a Pabón. El colombiano disparó abajo a Nahuel, que tuvo que emplearse a fondo para zambullirse en el pasto y detener el obús.

Al siguiente minuto, Nico Sánchez recibió un balón centrado y luego de recortar a Ayala pateó de zurda al poste, en lo que fue, hasta ese momento, la mayor aproximación. Mientras, los de la U no conseguían conectarse entre sus líneas de ataque.

El 1-0 para La Pandilla cayó en el 43’ en cobro de esquina. Pabón centró pasado y Sánchez se levantó entre las cabezas de felinos y remató incómodo para ponerla al ángulo superior izquierdo, ante la mirada atónita del guardameta Nahuel Guzmán, que se quedó clavado viendo la pelota besar el enjambre de hilos.

Los equipos se fueron al descanso con un marcado predominio de los albiazules.

Para el regreso el tablero cambió y los acosados tigres dejaron su pasividad y se lanzaron al frente. Alonso comenzó a jugar en el filo del peligro, al replegar por entero a todo su cuadro, que cedió la presión alta, lo que permitió que, finalmente los volantes exteriores de los rivales soltaran amarras.

Al 56’ Rafa Carioca, de los aurazules, sacó un riflazo que cayó directo a las manos de Barovero, en lo que fue un primer aviso. Al 59. Tuca Ferretti exhibió todo su arsenal. Sacó al inédito Edu Vargas e ingresó al goleador francés André Pierre Gignac, que viene saliendo de una lesión que lo tuvo postrado casi un mes. Jurgen Damm hizo lo propio por Javier Aquino, que tampoco tuvo lustre en su desempeño.

Al siguiente minuto, con mayores libertades, Valencia sacó un tiro que el golero regio desvió con apuros. Al 63’ El Trapito tuvo un lance espectacular al sacar a guante cambiado un tiro de Jesús Dueñas, que llevaba etiqueta de gol.

A ese momento del partido, Rayados estaba pidiendo la hora, conteniendo los embates felinos que llegaban por oleadas y enviando pelotazos a Rogelio Funes Mori, en espera de que capitalizara algún error de la zaga local, que no llegó.

Maxi Meza al 72’ ingresó por Avilés, para darle más piernas a la media cancha de La Pandilla. Hasta el 81′ Gignac sacó su primer disparo que fue conjurado por el arquero rayado.

Guido Pizarro, de los universitarios, tuvo una de las más claras, al recibir en solitario, al 86’, un centro de Damm, pero cabeceó apresurado hacia afuera.

Rayados cerró el portón al 88’ con el doble cambio de Leonel Vangioni y Eric Cantú, por Dorlan Pabón y Carlos Rodríguez.

En tiempo de compensación Gignac sacó un zurdazo que Barovero, convertido en el jugador del partido, desvió con solvencia.

Fue la última llegada antes de que el silbante panameño decretara el final.

El Clásico Regio de Final de la Liga de Campeones de Concacaf terminó, en este primer episodio, con un cerrado marcador. Será hasta la próxima semana cuando se decida quién se lleva este torneo internacional, que Rayados ha ganado en tres ocasiones y Tigres, ninguna.

 

Comentarios

Load More