CNDH pide al fiscal general de Veracruz medidas cautelares tras hallazgo de fosas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante el hallazgo de al menos 36 fosas clandestinas en el municipio de Úrsulo Galván, Veracruz, la semana pasada, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) urgió al fiscal general de la entidad, Jorge Winckler Ortiz, a garantizar la preservación de los cuerpos y/o restos humanos localizados, así como tomar las medidas necesarias para que participen los familiares de víctimas de desaparecidos en las diligencias.

El organismo nacional pidió las medidas cautelares, luego de que medios de comunicación locales informaran que “no se han tomado las medidas tendentes a la preservación del lugar y los hallazgos que se encuentran”.

En un comunicado, la CNDH solicitó al fiscal de Veracruz “contar con un control y cuantificación precisos de dichas fosas y mantener un registro que contenga la identificación de las personas que intervengan en la cadena de custodia y de las que estén autorizadas para reconocer y manejar los indicios, huellas o vestigios en esos hechos, así como los instrumentos, objeto o productos presuntamente delictivos”.

Agregó que las medidas cautelares incluyen que “la notificación y entrega de cadáveres y/o restos humanos de personas localizadas en esas fosas a sus familiares se realice garantizando siempre la máxima protección, respeto y restitución de manera digna, acorde con sus tradiciones culturales y religiosas”, tomando en cuenta las necesidades específicas de las víctimas indirectas.

Con base en los lineamientos del Protocolo Homologado de Investigación para los Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares y del Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense, ambos aprobados en la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, la CNDH instruyó a Winckler Ortiz a “establecer mecanismos para brindar información a los familiares de personas desaparecidas y para facilitarles el acceso a las investigaciones ministeriales correspondientes y salvaguardar su derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación del daño”.

El organismo explicó que se determinó emitir medidas cautelares para “evitar la consumación irreparable de la pérdida de todo vestigio de posible identificación de los cuerpos y/o restos humanos” hallados en las fosas clandestinas en Úrsulo Galván, así como que no se violen los derechos a la justicia y a la verdad de los familiares de personas desaparecidas.

Comentarios