La formación de cuadros en Morena, sin presupuesto; la disputa por el partido, una de las causas: “El Fisgón”

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El Instituto Nacional de Formación Política (INFP) de Morena, creado en agosto de 2018 y dirigido por Rafael Barajas “El Fisgón”, debe recibir la mitad de las prerrogativas de ese partido –que este año suman mil 567 millones de pesos–, pero ocho meses después no ha recibido presupuesto ni se ha formalizado, por la disputa­ interna de la dirigencia.

“De las prerrogativas no hemos recibido un centavo. Hemos trabajado harto, pero todo lo hemos hecho con el apoyo solidario de compañeros y poniendo de nuestro bolsillo”, revela El Fisgón, cartonista político del diario La Jornada y de El Chamuco que se hizo cargo del INFP, creado a propuesta de Andrés Manuel López Obrador.

“Nos acaban de decir que próximamente podremos disponer de un porcentaje de las prerrogativas de Morena CDMX y con esa promesa estamos echando a andar varios proyectos. Pero aún no nos ha llegado nada”, lamenta Barajas, consultado por el reportero.

Y es que, además de los recursos, la formalización de este órgano de educación política de Morena no ha sido posible por un “enredo burocrático”, pero también como parte de la disputa interna por la dirigencia que actualmente ostenta Yeidckol Polevnsky.

También te recomendamos

El propio Barajas lo expuso así ante los miembros del Comité Organizador del INFP, el martes 9:

“No sólo hemos tenido que sortear las dificultades que presenta una legislación electoral complicada y tramposa, sino que enfrentamos, además, procedimientos burocráticos internos, algunos de ellos derivados de la transición que vive nuestro partido.”

Más adelante advirtió: “No ignoramos que las trabas puestas al desarrollo del INFP están relacionadas con la disputa por el control del partido y de sus recursos económicos. Tenemos la determinación de no interferir en esa confrontación de manera alguna y de no tomar partido en el conflicto por la dirigencia”. 

Y aclaró: “Debo ser enfático, asimismo, en que no tenemos ningún interés en administrar presupuestos partidistas; tenemos, en cambio, el mandato de ejercerlos exclusivamente para propósitos de formación política, cívica y cultural de la militancia y de la ciudadanía que simpatiza con la Cuarta Transformación”.

En agosto del año pasado, el Consejo Nacional de Morena, la máxima instancia de dirección, que preside Bertha Luján, aprobó la creación del INFP con el mandato de que recibiría la mitad de las prerrogarivas oficiales, lo cual fue avalado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Así, conforme a la distribución de prerrogativas que aprobó el Consejo General del INE para 2019, Morena recibirá mil 567 millones de pesos, por lo que al INFP debe recibir 783 millones de pesos para realizar sus tareas de educación política.

Sin embargo, este escamoteo de recursos y la falta de formalización del organismo tiene consecuencias indeseables, según lo que expuso El Fisgón:

“Como ustedes saben, el retraso en la formalización del INFP ha generado incertidumbre en las filas de la militancia y ha dado lugar a disputas del todo indeseables e improcedentes por cargos y por el control de las tareas de formación política en diversos estados. Por añadidura, una parte del enorme entusiasmo que provocó el anuncio de la creación del instituto se ha convertido en el curso de estos meses en perplejidad y confusión.”

Además de Barajas, forman parte del Consejo del INFP el escritor Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica (FCE), “responsable del aparato de propaganda”; el escritor Pedro Miguel, consejero, y el académico John Ackerman, “responsable de escuelas en el exterior”, quien ponderó la relevancia de este organismo, como escribió en su colaboración en Proceso:

“Nunca antes en la historia de México ha existido un partido que haya hecho una apuesta tan clara a favor de la formación de sus militantes. Es probable incluso que jamás haya existido un instituto político en el mundo entero que haya dado tan alta prioridad al tema de la educación política.”

Este texto se publicó el 21 de abril de 2019 en la edición 2216 de la revista Proceso

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios