Muere la poeta juchiteca Rocío González

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con un homenaje en su natal Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, en donde el Colectivo Binni Birí (Gente Hormiga) dio voz a su poesía frente al Palacio Municipal, se despidió esta tarde a la poeta y ensayista Rocío González, quien falleció ayer miércoles 24 de abril.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) lamentó el deceso de la escritora nacida el 29 de octubre de 1962, cuyos restos fueron velados en la Ciudad de México, en donde radicaba hace años.

La autora realizó estudios de Lengua y Literatura Hispánicas, maestría en Literatura Mexicana y doctorado en Literatura Latinoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Colaboradora en medios como la revista Blanco Móvil, El Latinoamericano Internacional, El Nacional Dominical, Guchachi’Reza, Hojas de Utopía, Ojarasca y Revista Universidad de México, la escritora fue profesora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México desde donde motivó a los jóvenes para que escribieran en su lengua originaria.

Miembro del Sistema Nacional de Creadoras, la UNAM reconoció sus estudios de posgrado con la Medalla Alfonso Caso en 2003, ganó también los premios Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2004, Nacional de Poesía Benemérito de las Américas 2006 y de Poesía Enriqueta Ochoa, otorgado por el estado de Coahuila.

Entre sus obras pueden mencionarse el ensayo El lenguaje como resistencia, Poemas, Ángeles en vilo, Interiores del tiempo, Pasiones tristes, Lunacero. Como si fuera la primera vez, el libro para niños León panza arriba y Paraíso de fisuras, este último en coautoría con Natalia Toledo.

Precisamente, la también poeta Natalia Toledo expresó a través del comunicado del INBA su sentimiento por la pérdida de González:

“Se muere una voz que no se conoció del todo en México, pero que era una voz muy poderosa e importante. El mundo se va a enterar poco a poco de la altura y la calidad de la poesía de Rocío. Realmente yo la conocí desde que estaba Macario Matus en la Casa de la Cultura, quien hizo plaquettes que traían a los primeros poetas y hablaban de los zapotecas, de su cultura, pero en español. De esa gente abrevamos todos. Era una mujer muy comprometida, excelente ensayista también, y una gran poeta, de las mejores de México”.

A su vez, la poeta mixteca Celerina Patricia destacó que González escribió sobre su región y acerca de las mujeres del Istmo, “de una forma nítida y fina” como no se había tocado:

“Su pérdida deja un gran huevo dentro de la literatura mexicana y en el impulso para que más jóvenes sigan escribiendo en su lengua originaria, cosa que en la que ella estuvo siempre inquieta por impulsar y hoy queda trunca esa gran labor”.

Comentarios