Congreso de Sonora define Mesa Directiva sin morenistas… y éstos revientan la sesión

HERMOSILLO, Son. (apro).- La bancada de Morena tomó la tribuna del Congreso local y exigió la clausura de la sesión, porque cuando arribaron al pleno, este jueves, los legisladores de oposición ya habían definido la Mesa Directiva que estará en funciones los próximos cuatro meses.

Los morenistas llegaron 14 minutos tarde, y para entonces el resto de los diputados ya había modificado la orden del día.

Tras el pase de lista, y luego de declararse la existencia legal del quórum legal para iniciar la sesión, el diputado Jesús Alonso Montes Piña, del Partido Encuentro Social (PES), asestó una “traición” a sus aliados en la coalición Juntos Haremos Historia.

Montes Piña aprovechó la ausencia de los legisladores del partido “guinda” para solicitar a la presidenta del Congreso, María Dolores del Río Sánchez, que pasara la discusión y aprobación de la Mesa Directiva de la Diputación Permanente de la undécima posición al primer punto en la orden del día.

Del Río Sánchez accedió a la solicitud y la puso a discusión del pleno, que la aprobó por unanimidad. También votaron a favor los diputados morenistas Miguel Ángel Chaira Ortiz y Luis Armando Colosio Muñoz, quienes en ningún momento se inconformaron contra la ventajosa estrategia tramada por los opositores.

Acto seguido, la panista Alejandra López Noriega propuso a Luis Mario Rivera, de Nueva Alianza, como presidente del Congreso sonorense por los próximos cuatro meses. La mayoría aprobó la moción.

Tres minutos después, y 14 desde que inició la sesión, subieron a tribuna los 10 de diputados de Morena faltantes y reprocharon al resto que se adelantara la elección de la Mesa Directiva de la Diputación Permanente.

De este momento en adelante, la discusión se prolongó por más de dos horas, tiempo en el que se decretaron tres recesos, hasta que la sesión fue clausurada y se citó a una nueva para las 5 de la tarde del próximo lunes 30, cuando se dé por terminado el segundo periodo ordinario del primer año de la 62 Legislatura.

En el ínter, reducido a 120 minutos de discusión, la coordinadora de la bancada morenista, Ernestina Castro Valenzuela, dijo a la presidenta del Congreso que se habían “aprovechado de su ausencia”.

Luego, Miroslava Luján López, también de Morena, defendió su posición de “representante del pueblo” y advirtió que no estaba dispuesta “a permitir injusticias”.

En ese momento se declaró el primer receso de cinco minutos. Justo antes de que se venciera el plazo, se abrieron los micrófonos para reinstalar la sesión, pero Ernestina Castro, representante del Distrito 17 de Cajeme, arrebató el micrófono a la presidenta con el argumento de que “no había acuerdos”.

Miroslava Luján insistió que Morena “tiene derecho a estar en la (Diputación) Permanente, en el periodo extraordinario, pero este no es el momento, nosotros no lo consensuamos, y necesitamos que nuestro grupo nos represente, no van a hacer acuerdos a voluntad”.

La presidenta les explicó que el asunto ya había sido votado por el pleno y solicitó una reunión entre los integrantes de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política (CRICP), que a su vez son los coordinadores de las bancadas existentes en el parlamento sonorense.

Se declaró el segundo receso de aproximadamente media hora. Al término de ese tiempo, el diputado Carlos Navarrete dio lectura a la correspondencia recibida, actividad que se llevó sólo tres minutos, porque la legisladora morenista Yumiko Yerania Palomarez Herrera arrebató el micrófono a la presidenta y le gritó: “Esta tribuna está tomada”.

María Dolores del Río defendió su causa, pero Yumiko Yerania cerró en esta ocasión el canal de audio, insistió que la tribuna estaba tomada, y entonces la presidenta tomó la campanilla de la sala sesiones, se posicionó en otro micrófono y declaró un nuevo receso por tiempo indefinido.

Al cabo de una hora de desacuerdos, se citó a la nueva reunión y el diputado panista Gildardo Leal ofreció disculpas a los sonorenses por los exabruptos.

“Que quede claro que esta sería la sesión más importante de los seis meses que llevamos trabajando, y Morena obstaculiza el proceder legislativo, y si se da parálisis legislativa es por Morena ¿Ese es el cambio que pregonaron? Dijeron que eran diferentes y que venían a trabajar”, reprochó el legislador.

Y es que Morena pretende que la presidencia de la Diputación Permanente quede en manos de Héctor Raúl Castelo Montaño, pero la bancada llegó tarde a la sesión de este jueves y perdió esa oportunidad.

Finalmente fue clausurada la sesión ordinaria.

Comentarios