Tejidos que cruzan fronteras

Foto: especial Foto: especial

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Tejer es una de esas actividades casi olvidadas que no encuentran espacio en la agitada vida actual. Platicar y dialogar en persona, por más absurdo que parezca, se convierte también cada vez en algo más obsoleto.

El proyecto Tejidos, del colectivo Pared Blanca, une estas dos actividades en los oasis verdes de las grandes ciudades. El equipo, conformado principalmente por Aris Pretelín, Pamela Badallo, Priscila Imaz y Nuria Briseño, pretende crear vínculos simbólicos más allá de las fronteras.

Comenzaron a tejer ellas –literalmente– en agosto de 2018. Desde entonces se han sumado cada vez más manos, más historias y más voces.

El proyecto consta de tres etapas, de las cuales sólo se ha concretado la primera:

Durante ésta, Memorias tejidas, el equipo intervino zonas verdes urbanas con sus largos y coloridos caminos de listones entrelazados. Ahí se impartieron talleres gratuitos, donde se enseñó a tejer de una manera sencilla – solo con brazos y manos –mientras se creó un espacio de diálogo y reflexión–. Y las palabras de esas ahora más de 800 personas se entremezclaron para crear el paisaje sonoro de la construcción.

La segunda, Tejedoras de caminos, es un espectáculo escénico en el que se tejen las tramas individuales de la primera etapa. Como primer evento, éste se estará presentando en junio próximo durante el Festival de Performance en Sitio Específico, en el marco de la Cuadrienal de Praga 2019, el evento más importante de diseño de performance y espacio a nivel mundial.

Por último, la tercera parte, Atlas de memorias, es la instalación audiovisual monumental. Aquello que permanece después del espectáculo.

Estas actividades son las que forman el conjunto del proceso. El vínculo con el público primero, como creador, después como espectador de su colocación y su drama, y por último como observador del resultado final: una pieza artística, tejida en colectivo con material reciclado.

Cuenta el colectivo de su intención:

“El objetivo es vincular individuos y comunidades, trasladar de manera simbólica territorios y establecer un diálogo intercultural que fomente la inclusión.”

A un mes de su viaje a República Checa, el proyecto se encuentra aún buscando apoyo económico por medio de la plataforma Donadora, a falta de respuesta de las instancias gubernamentales. En el siguiente link, la gente puede aportar desde 100 pesos para apoyar en costos de transporte, vuelos y hospedaje a las representantes mexicanas:

https://donadora.mx/campanas/tejidos-redes-sin-fronteras#

Después de su presentación en las áreas verdes del Centro de Exhibiciones Vystaviste, en Praga, el proyecto continuará en la Ciudad de México, donde se seguirá tejiendo en talleres-conversatorios en distintos puntos, entre ellos la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, durante agosto. El montaje y exhibición también está por confirmarse en áreas verdes a partir de noviembre de este año.

Comentarios

Load More