En comunidades Lacandonas, niños fallecen de enfermedades curables por falta de personal, acusa comisario ejidal

El diagnóstico que el comisario ejidal de La Candelaria entregó a las autoridades de salud de Chiapas. Foto: Especial El diagnóstico que el comisario ejidal de La Candelaria entregó a las autoridades de salud de Chiapas. Foto: Especial

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Desde hace seis meses, los niños se están muriendo, por enfermedades curables, los médicos y las medicinas no llegan hasta una decena de comunidades enclavadas en el corazón de la Selva Lacandona, refiere José Antonio Álvarez Cruz, comisariado ejidal de la comunidad La Candelaría, perteneciente al municipio de Ocosingo.

El pasado fin de semana, la mayoría de los mil habitantes de La Candelaria cooperaron para que saliera -con otro de sus compañeros de la localidad-, hasta la capital de Chiapas en un viaje de 17 horas con la finalidad de entregar un documento al secretario de Salud estatal, José Manuel Cruz Castellanos, en el que explican la crisis de salud que se vive en esa y otras muchas comunidades de la selva.

“Los niños se están muriendo, tan sólo en nuestra comunidad ya van dos pequeños muertos en lo que va del año, muertes que se pudieron evitar si hubiera habido médicos o medicinas, pero no hay nada desde octubre pasado”, dice el líder indígena tseltal de La Candelaria.

En la petición urgente a las autoridades de salud pública, Álvarez Cruz anexa una minuta de acuerdo firmada por Francisco Ortega Farrera, anterior titular de Salud, quien se había comprometido a proveer todos los servicios tras una crisis en la misma materia registrada en agosto de 2017.

El comisario refirió que además de La Candelaria, otras comunidades enclavadas en la misma región selvática están en condiciones precarias, entre ellas San Gregorio, Corozal, Amador Hernández, Allende, Pichucalco, Plan de Guadalupe, Chapultepec, Benito Juárez y El Guanal.

En esta última, recientemente se registró la muerte de un bebé. Ahí, como en el resto de otras comunidades de la zona, han nacido y muerto niños que no aparecen en los registros civiles al fallecer por enfermedades curables, lamenta Álvarez Cruz.

Agrega que las mujeres recurren a parteras tradicionales para parir, ante la carencia de médicos, enfermeras y material de curación en las clínicas.

El comisario ejidal afirma que el gobierno ha dejado de pagar los servicios aéreos a una empresa privada, por lo que ya no son transportados ni personal médico, ni medicamentos. Tampoco se realizan traslados de enfermos graves por dicha vía.

Comentarios

Load More