Selfies para combatir fraudes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En septiembre de 2016, la compañía Uber aplicó en Estados Unidos una política de exigir a los conductores de los autos de alquiler que se tomaran una foto de ellos mismos antes de aceptar viajes, con el fin de que se corroborara su identidad como forma de prevenir fraudes y así brindarles más seguridad tanto a ellos como a sus usuarios.

Para ello se valía de un sistema de reconocimiento facial provisto por Microsoft.

Dos años y medio después, la fórmula es replicada ahora por Amazon en Estados Unidos, al menos en su servicio conocido como Flex, un sistema que permite a particulares colaborar con la empresa de comercio electrónico en su tiempo libre y con un horario flexible, entregando paquetes de manera inmediata y utilizando sus vehículos personales, lo cual les permite obtener un ingreso adicional.

Amazon exige a estos conductores que se tomen selfies para verificar sus identidades, confirmó un portavoz de la empresa de Jeff Bezos al sitio Business Insider.

El mecanismo está diseñado para proteger a los conductores del uso no autorizado de sus cuentas de Amazon Flex, y así evitar fraudes.

Para ese fin, solicitó recientemente a los conductores que autoricen la recopilación y el almacenamiento de sus datos biométricos.

El sistema funciona mediante una aplicación telefónica que, al igual que Uber, sugiere a los choferes la mejor ruta, esta vez para la óptima entrega de mercancías a sus clientes.

Desde esta app, se les pide a los conductores que se tomen selfies y se anexa el mensaje: “Para continuar con la entrega, ayúdenos a verificar su identidad tomando una selfie. No se tome una selfie mientras conduce. Esta foto no será mostrada a los clientes “.

Según Business Insider, la aplicación utiliza un software de reconocimiento facial para determinar si las fotos coinciden con las imágenes almacenadas en las cuentas de los conductores.

Este mismo medio publicó en septiembre pasado otra estrategia utilizada por Amazon para prevenir fraudes: dándoles paquetes falsos a los conductores de entrega de manera aleatoria, con el fin de detectar a quienes podrían estar robando mercancía.

Comentarios