Un acta de nacimiento de 1970 revela otra mentira de Isabel Miranda

Isabel Miranda de Wallace se casó en primeras nupcias con Carlos León Miranda, su primo hermano. Juntos tuvieron un hijo: Hugo Alberto León Miranda. La evidencia está en el registro civil. Sin embargo, ella mintió al decir que su hijo, desaparecido el 11 de julio de 2005, era descendiente biológico de su segundo marido, José Enrique del Socorro Wallace Díaz. Esta falsedad desbarata la hipótesis criminal con que se ha juzgado a los supuestos secuestradores del falso Hugo Alberto Wallace Miranda.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Tejupilco de Hidalgo, tierra caliente, comunica al Estado de México, Guerrero y Michoacán. De esta población es originaria la familia de Isabel Miranda Torres. Su abuelo Fausto fue arriero y su padre también, de adolescente.

La casa de los antepasados se ubica detrás de la escuela primaria Leona Vicario. A un par de cuadras de ahí corre la calle Independencia, también conocida como “el camino al cementerio.” Sobre esa vía ha habitado la familia León durante al menos cinco generaciones.

Isabel pasó su infancia admirando a las familias ricas de Tejupilco, sobre todo a ese otro apellido, que hizo fortuna gracias a la usura en la época de las tiendas de raya: cuando nació Isabel, en 1951, los León eran dueños del centro de la ciudad, del billar, de la fábrica de hielos, del mesón, de la farmacia y de medio Tejupilco.

Sesenta y ocho años después, una serie de entrevistas realizadas a varias personas de distintas generaciones –que conocen bien la historia de la gente originaria de la población– permiten reconstruir una parte desconocida de la biografía de Isabel Miranda, así como los intrincados vínculos entre las familias Miranda y León.

Cuenta un hombre mayor, de apellido Olivos –un mecánico que conoció de cerca a Fausto Miranda Benítez–, que el abuelo de Isabel quedó viudo muy joven y él solo sacó adelante a su descendencia, incluidos Fausto Miranda Romero y la tía Guadalupe.

Alfonso León Hernández, dueño de la tienda veterinaria, todavía guarda memoria de Guadalupe Miranda Romero: “Una mujer de piel clara, guapísima, con una gran personalidad”.

Guadalupe tenía 16 años cuando contrajo nupcias con Carlos León Sánchez: fue noticia muy comentada en su época que formaran familia la hija del arriero y uno de los herederos de la principal fortuna de Tejupilco.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2217, ya en circulación)

Comentarios