El tráfico de totoaba, una bomba a punto de estallarle a AMLO

Cinco buches de totoaba decomisados en el Aeropuerto de la Ciudad de México. Foto: Tomada de Twitter Cinco buches de totoaba decomisados en el Aeropuerto de la Ciudad de México. Foto: Tomada de Twitter

Dos especies del Alto Golfo del Mar de Cortés están por desaparecer: la vaquita marina y la totoaba. Ambos animales son víctimas de la pesca ilegal relacionada con grupos criminales que utilizan la ruta de la droga para ofrecerlos en China. Además, crece la presión social en los pueblos de pescadores porque la veda decretada les quitó el sustento y no les dio opciones para sobrevivir. El gobierno de Enrique Peña Nieto “dejó un conflicto a punto de estallarle al presidente López Obrador. Es grave la situación y habrá violencia social”, advierte Sunshine Antonio Rodríguez, líder de los pescadores ribereños.

ENSENADA, B.C. (Proceso).- El tráfico del pez totoaba y la existencia de los grupos criminales vinculados a ese delito son una bomba de tiempo con alcances sociales en los pueblos costeros del Alto Golfo del Mar de Cortés que el gobierno de Enrique Peña Nieto le heredó al presidente Andrés Manuel López Obrador.

En 2018, la organización ambiental Elephant Action League (EAL) denunció ante los gobiernos de México, Estados Unidos y China la operación de dichas organizaciones delictivas ligadas a los cárteles del narcotráfico que controlan la pesca, el trasiego y mercado de este pez endémico del Mar de Cortés en contubernio con autoridades políticas y policiacas.

Mediante la Operación Oro Falso –una investigación encubierta de 14 meses– fueron detectadas tres organizaciones criminales de origen mexicano y chino dedicadas a la trata de personas, tráfico de buche de totoaba y lavado de dinero.  

El operativo da cuenta de que los primeros eslabones del trasiego de las vejigas natatorias de la totoaba comienzan en San Felipe, Mexicali y Tijuana para culminar en el mercado asiático donde los consumidores con gran poder económico las adquieren porque creen que tienen cualidades afrodisiacas, medicinales… y casi milagrosas.

–¿Existe el Cártel del Mar? –se le pregunta a Horacio de la Cueva del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE).

 –Sí. No es un cartel formal, pero es una red de tráfico que fuerza a los pescadores a arriesgarse en la pesca ilegal de la especie.

Comprometido con el rescate de la vaquita marina, el titular del Departamento de Biología de la Conservación Experimental y Aplicada del CICESE expone que es necesario que las autoridades de los tres niveles de gobierno atiendan la propuesta del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (Cirva) de crear una zona de exclusión más restringida, vigilada las 24 horas del día y con presencia de los elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) para que puedan realizar aprehensiones infraganti.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2217, ya en circulación)

Comentarios

Load More