Que sean felices y no haya pobres, el mensaje de AMLO a “representantes de la niñez mexicana”

El presidente López Obrador invitó a niños a Palacio Nacional. Foto: Eduardo Miranda El presidente López Obrador invitó a niños a Palacio Nacional. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Como parte de los festejos del Día del Niño, que se celebra el 30 de abril, la Presidencia de la República convidó a menores de comunidades pobres de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Puebla al primer banquete que se sirve en el patio central de Palacio Nacional desde que inició el gobierno de la llamada cuarta transformación.

La aventura por la Ciudad de México para saludar al Ejecutivo federal inició con “la mañanera”. Poco después de las 6 de la mañana los infantes entraron por la puerta del Patio Mariano, y cerca de las 7 horas se colocaron en las filas delanteras del salón “Tesorería”.

El mensaje inicial del presidente Andrés Manuel López Obrador fue dirigido a ellos, las niñas y niños que escucharon el deseo del tabasqueño: que sean felices y no haya pobres.

López Obrador y Sánchez Cordero con niños mexicanos en Palacio Nacional. Foto: Eduardo Miranda

Luego conocieron la importancia de lo que el mandatario llama “diálogo circular”, y acto seguido Jesús Seade, subsecretario de Relaciones Exteriores, se esforzó de manera infructuosa por sonar infantil para explicar la evolución del salario en comparativo continental y exaltar las virtudes de la reforma laboral, de frente al tratado comercial con América del Norte.

Así, con proclamas por la reforma laboral, la austeridad republicana, la independencia de la Fiscalía General de la República y el Poder Judicial, así como el incipiente golpe de Estado en Venezuela, los menores pasaron la hora siguiente a su llegada entre bostezos, jugueteo y uno que otro sueñito reparador.

Elegidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) “como representantes de la niñez mexicana”, las niñas y niños degustaron fruta y huevo, y se deleitaron con música de Vivaldi interpretada por otros pequeños. Hubo sendos discursos en los que recibieron la promesa de que esta administración acabará con la pobreza y la corrupción.

Fruta y huevo, el desayuno presidencial con niños. Foto: Eduardo Miranda

Acompañaron al presidente los titulares de las secretarías de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y de Educación, Esteban Moctezuma Barragán. También asistió la esposa del presidente –madre y maestra, soltó López Obrador–, quien como todos los demás dirigió un mensaje a la niñez mexicana ahí representada.

“Sean buenos ciudadanos”, los conminó Beatriz Gutiérrez Mûller. Y el Ejecutivo recalcó que su propósito es que niñas y niños sean felices y vivan en paz.

Al finalizar la tanda de discursos, todos entonaron el Himno Nacional. Al terminar, los menores se abalanzaron para tomarse selfies con el presidente.

Comentarios

Load More