Cae alto general chavista tras alzamiento militar

BOGOTÁ (apro).- El general Cristopher Figuera, quien fue edecán del fallecido presidente Hugo Chávez durante 12 años, fue la primera baja de alto nivel en el gobierno de Nicolás Maduro tras la insurrección el martes de un grupo de militares que cerraron filas con el autoproclamado mandatario encargado Juan Guaidó.

La salida del general Figuera como director del estratégico Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) fue anunciada anoche por Maduro, quien dijo que su lugar será ocupado por el general Gustavo González López, quien había ocupado ese cargo hasta octubre del año pasado.

Las causas de la salida de Figuera no son claras. Una primera versión indica que se habría producido por el bochorno que significó para el régimen la liberación, durante la asonada militar, del dirigente opositor Leopoldo López, quien cumplía arresto domiciliario con custodia, precisamente, de agentes del Sebin.

López, quien cumplía una sentencia de 13 años y nueves meses de prisión y se consideraba un preso político del régimen, apareció en un video con Guaidó la madrugada del martes junto con militares rebeldes. Luego se refugió en la embajada de Chile en Caracas y por la tarde se trasladó a la sede diplomática de España, donde están él y su familia en calidad de refugiados.

Varios medios venezolanos manejaron la versión de que el general Figuera no fue removido, sino que él mismo renunció al cargo por discrepancias con Maduro y por estar en sintonía con los militares que se rebelaron el martes.

Esos medios, incluso, publicaron una carta atribuida al general y firmada con su nombre y número de cédula de ciudadanía, en la que el militar reitera su lealtad a Maduro pero señala que Venezuela vive un “estado de deterioro en todos los órdenes” y es “irresponsable” culpar de la situación “solo al imperio norteamericano”.

Según esa misiva, Figuera le habría entregado a Maduro un escrito que irritó a la línea dura del chavismo y en la cual denunciaba que “muchas personas” de la confianza del mandatario “estaban negociando a sus espaldas” y lo hacían “por sus propios y mezquinos intereses”.

La carta señala que “hay que reconstruir el país y reordenar el Estado” y que “llegó la hora de buscar otras formas de hacer política”.

“No se puede vivir en la miseria en un país tan rico, esta generación que está en la infancia, crecerá con las falencias que produce la mala alimentación y ese daño es irreversible”, indica el escrito y pide dejar de utilizar “el nombre de Chávez en vano o para jugosos negocios”.

La versión de que la salida de Figuera del Sebin se debió a sus críticas al gobierno de Maduro cobró fuerza cuando el diputado constituyente Gerardo Márquez aseguró este martes que el militar fue uno de los comandantes del movimiento que en la madrugada del martes se alzó contra el mandatario venezolano.

El general Figuera “es el que prácticamente dirige la operación (…) está huyendo y seguramente en las próximas horas será capturado igual todo aquel que haya intentado violentar el Estado de derecho y la Constitución”, dijo Márquez a la emisora Unión Radio.

Además de la salida de Figuera del Sebin, un organismo central para la seguridad del Estado, llamó la atención que Maduro anunció que su reemplazó será el general Gustavo González López, quien había ocupado ese cargo entre marzo de 2015 y octubre de 2018.

González López fue cesado como director del Sebin luego de que el concejal opositor Fernando Albán muriera mientras estaba recluido en la sede de ese organismo. Las autoridades dijeron que saltó desde el piso 10 del edificio y que fue un suicidio. Los familiares del político sostienen que fue un homicidio.

El general González López es un militar muy cercano a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente y considerado el segundo hombre más poderoso del régimen, después de Maduro.

Comentarios