Procurador de EU minimiza protestas del fiscal independiente sobre exoneración a Trump

El procurador Barr ante los medios en el Capitolio. Foto: AP / Susan Walsh El procurador Barr ante los medios en el Capitolio. Foto: AP / Susan Walsh

WASHINGTON (apro).- Durante una maratónica audiencia en el Capitolio, el procurador general de Justicia de Estados Unidos, William Barr, minimizó las quejas del fiscal independiente Robert Mueller sobre la exoneración que hizo al presidente Donald Trump por el caso Rusia-gate.

Ante el Comité Judicial de la Cámara de Senadores, los legisladores demócratas intentaron demostrar que Barr ocultó las inconformidades de Mueller cuando, después de recibir las 448 páginas de la investigación del caso Rusia-gate, exoneró a Trump por colusión con los rusos para socavar los comicios de 2016 y por obstrucción de la justicia para evitar que se investigara el asunto.

Horas antes del testimonio de Barr ante el Comité, el diario The Washington Post dio a conocer el contenido de una carta que Mueller envió al procurador tras exonerar a Trump, denunciando que no estaba de acuerdo con el “contexto, naturaleza y sustancia” con la que resumió la minuciosa investigación de casi dos años.

“Él dijo (Mueller) que esta preocupación se concentraba en su explicación de por qué no llegó a una conclusión de obstrucción de justicia”, justificó Barr su determinación de no dar a conocer antes la carta de inconformidad del fiscal independiente.

En cuatro cuartillas que mandó al Capitolio el pasado 24 de marzo, después de recibir dos días antes el informe de Mueller, Barr determinó que la conclusión de la indagatoria era la exoneración total del presidente en colusión con los rusos y la obstrucción de justicia.

Tres días después, el 27 de marzo, Barr recibió la carta de Mueller expresando su desacuerdo con las conclusiones.

En su informe, Mueller destacó que la campaña presidencial de Trump no se coludió con los rusos en sus intentos por manipular las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 en contra de la entonces candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton. No obstante, el fiscal independiente especificó que no exoneraba a Trump del delito de obstrucción de la justicia, dejando esta prerrogativa al Congreso federal.

“El fiscal Mueller no se quejó ante mí por el contenido de mi carta con las conclusiones, sino con la cobertura de la prensa. Él fue muy claro conmigo de que no estaba sugiriendo que habíamos mal interpretado su reporte”, aseguró Barr a los integrantes del Comité Judicial.

Durante la sesión legislativa, varios senadores demócratas, citando el reporte de Mueller, le preguntaban incrédulos a Barr que cómo era posible que exonerara a Trump de obstrucción de la justicia, cuando se reporta que el presidente pidió oficialmente a uno de sus asesores en 2017, Don McGhan, que despidiera a Mueller como fiscal independiente y que luego diera a conocer un comunicado de prensa firmado por él, en el que estableciera que nadie lo había influido en su decisión de correrlo.

“Hay una diferencia entre decirle a alguien: ‘ve y despídelo, ve, corre a Mueller’, y decir: ‘quítalo con base en el principio de conflicto de interés’”, se defendió Barr ante los cuestionamientos de los demócratas.

Luego de casi cinco horas de audiencia, los demócratas salieron furiosos por la manera en la que el procurador salió en defensa de Trump y por la actitud de los senadores republicanos.

Los demócratas esperan que el próximo miércoles 22, cuando Mueller se presente a testificar ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, sea claro y especifique muchas de las cosas que según Barr le dijo respecto de la carta sobre sus quejas.

Al concluir la audiencia, decenas de legisladores demócratas, tanto del Senado como de la Cámara de Representantes, exigieron la renuncia de Barr. Los demócratas lo acusan de perjurio, porque el pasado 5 de abril negó ante la Cámara de Representantes, bajo juramento, que hubiese recibido alguna inconformidad de Mueller respecto de sus conclusiones sobre las 448 páginas que contienen la investigación del caso Rusia-gate.

En términos generales, los republicanos del Comité Judicial en el Senado se dedicaron a aplaudir el trabajo de Barr y pedir que, con el caso Rusia-gate ya cerrado, se investigue a Hillary Clinton por posibles maniobras ilegales durante la campaña presidencial de 2016.

En el Capitolio, la mayoría de los demócratas aseguran que el informe del fiscal independiente expone las evidencias necesarias para acusar a Donald Trump de obstrucción de la justicia, por lo que se debería iniciar el proceso de someterlo a un juicio político a iniciativa de la Cámara de Representantes.

Nancy Pelosi, líder de la mayoría demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes, se opone a la idea de enjuiciar a Trump, bajo el argumento de que sería contraproducente para su partido con miras a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020, además de que los republicanos, como mayoría representativa en el Senado, anularían cualquier intento en este sentido avalado por los representantes.

Comentarios

Load More