PND establece que política exterior tiene como principal prioridad la relación bilateral con EU

Los presidentes Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador. Foto: AP/ Eduardo Miranda. Los presidentes Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador. Foto: AP/ Eduardo Miranda.

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El gobierno de Andrés Manuel López Obrador considera que la relación bilateral con Estados Unidos es la “principal prioridad de la política exterior”, y que negociará con Washington la legalización de las drogas en México, así como sobre los “fenómenos migratorios” y los temas de delincuencia transnacional.

En el Plan Nacional de Desarrollo (PND), la hoja de ruta que se seguirá durante el sexenio, el gobierno resaltó que, entre los “problemas comunes” de México y Estados Unidos destacan “sin duda los fenómenos migratorios de Sur a Norte, las situaciones adversas que viven en el país vecino y las expresiones de la delincuencia transnacional: el tráfico de personas y el trasiego de armas, drogas ilícitas y divisas”.

El PND recalca que la política exterior de AMLO aspira a la “recuperación de los principios” que los gobiernos mexicanos siguieron durante el viejo régimen priista, hasta que “el ciclo de gobiernos oligárquicos y neoliberales conllevó a su liquidación”.

Estos principios se resumen en el lema juarista “El respeto al derecho ajeno es la paz”, el cual implica respetar los principios de no intervención en los asuntos de otros países, a la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de los conflictos o la cooperación para el desarrollo.
Si bien menciona en un párrafo la “pertenencia histórica y cultural” de México a América Latina y el Caribe –resalta una disposición “especialmente marcada” de impulsar los intercambios con los países de Centroamérica–, el PND se enfoca principalmente en la relación con Estados Unidos.

Tras definir que dicha relación “está marcada por una historia de invasiones, despojo territorial e intervenciones”, el documento recuerda que México forma parte del T-MEC, que doce millones de mexicanos viven en el vecino país del norte y que un millón de estadunidenses residen en el país.

El gobierno de AMLO anunció que dejará de cabildear en Estados Unidos para modificar leyes y normas migratorias –lo que calificó como “prácticas intervencionistas injustificables y perniciosas” –, y que en cambio defenderá a los mexicanos que residen del otro lado de la frontera a través de los consulados y “con respeto a la soberanía del país vecino”.

En la política de drogas, el PND sostiene que el gobierno aspira a “levantar la prohibición” de las drogas ilícitas y enfocarse en el tratamiento de las adicciones, aunque reconoce que ello “debe procurarse de manera negociada, tanto en la relación bilateral con Estados Unidos como en el ámbito multilateral, en el seno de la ONU”.

Según el PND, durante los gobiernos “neoliberales” prevalecieron “las actitudes sumisas, la incoherencia y el extremado pragmatismo en materia de política exterior, del manejo entreguista, depredador y corrupto de la conducción económica”.

Comentarios

Load More