Gobierno de la CDMX ofrecerá disculpa pública por feminicidio de Lesvy cometido hace dos años

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A dos años de ocurrido el feminicidio de Lesvy Berlín Rivera Osorio, cuyo proceso de investigación es uno de los ejemplos más representativos de violaciones a los derechos humanos cometidas por la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, el gobierno ofrecerá disculpas públicas a su familia este jueves.

Al acto solemne asistirá la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum. Se realizará a las 10:00 horas en el Auditorio “José Luis Sánchez Bribiesca” de la Torre de Ingeniería, en Ciudad Universitaria de la UNAM, muy cerca de la caseta telefónica donde fue hallado el cuerpo de la estudiante de 22 años la madrugada del 3 de mayo de 2017.

Actualmente, su expareja, José Luis González, se encuentra bajo proceso judicial imputado por el crimen. El juicio fue interrumpido, pero se espera que sea reiniciado a finales de junio próximo.

La ceremonia será en cumplimiento de uno de los puntos de la Recomendación 01/2018 que emitió la Comisión de Derechos Humanos capitalina (CDHDF) el 2 de mayo del año pasado. En ella, señaló la “falta de debida diligencia reforzada en la investigación” del caso y “negligencia en la atención a sus familiares”.

Entonces, el organismo señaló como autoridades responsables a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX), entonces dirigida por Rodolfo Ríos Garza; la Secretaría de Seguridad Pública, encabezada por Hiram Almeida, y al Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, presidido por Álvaro Augusto Pérez Juárez.

El entonces jefe de gobierno de Miguel Ángel Mancera prometió que el caso se investigaría a fondo y que no habría impunidad.

Los dos primeros renunciaron a sus cargos en 2018 y el tercero perdió en el proceso de reelección. Y Mancera es senador de la República.

La CDHDF encontró que las autoridades mencionadas violaron los derechos al debido proceso con enfoque de derechos humanos; al acceso a la justicia y a la verdad, a la integridad personal en relación con el derecho a la memoria de Lesvy; así como el derecho a su intimidad y la vida privada.

El feminicidio de Lesvy Berlín causó polémica, entre otras situaciones, porque ocurrió dentro de CU y evidenció el actuar irregular de las autoridades del gobierno capitalino, pero también de las de la UNAM, cuyo rector era, desde entonces, Enrique Graue.

Irregularidades y violaciones

Entre las principales irregularidades cometidas por la policía capitalina y la Procuraduría en el caso del feminicidio de Lesvy se cuentan el no haber resguardado la escena del crimen y, por el contrario, alterarlo -movieron el cadáver para taparlo con una lona-; además de filtrar información de la vida privada de la víctima. El hecho fue interpretado por universitarios y activistas como una forma de revictimizarla y justificar su muerte.

Por ejemplo, las autoridades filtraron datos a la prensa para dar a entender que la estudiante se suicidó y descartar que fue asesinada. El área de Comunicación Social de la PGJ, entonces a cargo de Elena Cárdenas, escribió tres mensajes en la cuenta oficial de Twitter de la dependencia.

Con la etiqueta #InformaPGJ y la firma del procurador @rodolforiosg, los tuits decían: “El día de los hechos, la pareja se reunió con varios amigos en CU, donde estuvieron alcoholizándose y drogándose”, “El novio, con quien la víctima vivía, informó que él trabajaba en el área de intendencia de la Preparatoria 6” y “Su madre y su novio aseguraron que ella no estudiaba desde 2014, y dejó sus clases en CCH Sur, donde debía materias”.

Ante la presión de las redes sociales, el entonces procurador Rodolfo Ríos, escribió por la misma red: “Los tuits emitidos por Comunicación Social de @PGJDF_CDMX acerca de la muerte de una joven en la UNAM son inapropiados”. Cinco días después, la funcionaria presentó su renuncia al cargo.

En un principio, el exnovio de Lesvy fue detenido bajo el cargo de homicidio simple por omisión, con el supuesto argumento de que vio como la chica atentaba contra su vida y no lo evitó. No obstante, se filtraron videos en los que se le observó golpeándola hasta con la cadena de su perro. En las uñas de la joven se hallaron restos del ADN de José Luis. Después se supo que no era la primera vez que éste la agredía físicamente.

El caso y los avances en la investigación generaron varias marchas contra el feminicidio y la violencia de género, no solo en la UNAM, sino en distintas universidades y en la capital en general.

Con ayuda de la abogada Sayuri Herrera, quien asumió la representación legal de Araceli Rivera, madre de Lesvy, el 19 de octubre de 2017 se logró que el TSJ-CDMX reclasificara el delito como feminicidio.

La Recomendación de la CDHDF se puede consultar en línea.

 

Comentarios