OCDE baja proyección de crecimiento de México y alerta de riesgo por Pemex

José Angel Gurría, secretario general de la OCDE, y Carlos Urzúa, secretario de Hacienda. Foto: Octavio Gómez José Angel Gurría, secretario general de la OCDE, y Carlos Urzúa, secretario de Hacienda. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) redujo la proyección de crecimiento para México de 2% a alrededor de 1.6% para este año, y lo fijó en 2% en 2020, ante un escenario de desaceleración mundial.

En ese contexto, propuso poner en marcha nuevas reformas para infundir confianza, así como crear un organismo anticorrupción especializado e independiente, entre otras acciones.

El Estudio Económico de México de la OCDE de la OCDE fue presentado en la Ciudad de México por José Angel Gurría, secretario general de esa organización, y Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y Crédito Público de México.

Gurría alertó que la situación financiera de Pemex es un riesgo para la estabilidad de la economía mexicana y urgió a resolver ese tema. “Ya nos alcanzó el destino”, alertó, al señalar que la situación crediticia de la petrolera y su endeudamiento pueden afectar la calificación de México.

Destacó que el gobierno utilice recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios para apoyar a la empresa productiva del Estado, sobre todo en cuanto a los vencimientos de deuda.

De esta forma, Pemex reduciría su adeudo en unos 15 mil millones de dólares. Esta acción da una señal positiva a los inversionistas de que México usa “las sombrillas” ante la contingencia.

Nueva estrategia

El reporte urge a una nueva estrategia para estimular el crecimiento y reducir los altos niveles de pobreza y desigualdad.

En ese contexto, analiza los vínculos entre el bajo nivel de vida y el estancamiento de la productividad, el deficiente rendimiento educativo, el débil Estado de derecho, los obstáculos a la competencia y la informalidad generalizada.

“En el Estudio se proyecta un crecimiento de alrededor de 1.6% este año y de 2.0% en 2020, en el contexto de una economía mundial en proceso de desaceleración y las crecientes tensiones comerciales que entrañan el riesgo de afectar la exportación, la inversión por parte del sector privado y las cadenas globales de valor”, detalla un comunicado de la OCDE.

El estudio plantea la necesidad de resolver la cada vez mayor brecha entre la economía más moderna y productiva del norte y el centro del país, y la economía más tradicional del sur.

También examina de qué manera la aplicación de las recientes reformas, mejoras institucionales y cambios al sistema tributario y de transferencias puede contribuir mejor a un crecimiento más incluyente y sostenido.

“La economía mexicana ha mostrado un buen desempeño en años recientes, pero ahora afronta serios factores adversos provenientes del entorno exterior, así como importantes retos estructurales en el interior del país”, comentó Gurría.

“La única respuesta posible es continuar diseñando y poniendo en marcha nuevas reformas para infundir confianza, mejorar la calidad de la administración pública, aumentar oportunidades, reducir la desigualdad y conformar una sociedad más fuerte y más incluyente para todos los mexicanos.”

De acuerdo con el estudio, entre todas las reformas estructurales, la optimización de la calidad institucional aportaría los mayores beneficios en materia de crecimiento e incrementaría el impacto de todas las demás reformas de política.

“Es necesario completar la puesta en práctica de los recién creados sistemas anticorrupción a nivel nacional y local, y considerar al mismo tiempo la creación de un organismo anticorrupción especializado e independiente, tomando en cuenta la estructura federal de gobierno.

“Es preciso trabajar en garantizar la permanente fortaleza y autonomía de las nuevas autoridades de competencia y los reguladores sectoriales”, advirtió.

Además urgió a una nueva reforma fiscal para mejorar la recaudación, limitar la evasión y garantizar el financiamiento de la inversión en infraestructura y las políticas para reducir la pobreza y la desigualdad.

“En el estudio se sugiere que una reforma integral de la tributación y los subsidios debería procurar ampliar la base gravable del impuesto al valor agregado, al reducir exenciones y eliminar las tasas reducidas, al tiempo que se compensa a los hogares de bajos ingresos con subsidios focalizados”, detalla.

También sugiere añadir una mayor progresividad al sistema del impuesto sobre la renta a las personas físicas, al implementar un umbral de ingresos más bajo para la tasa máxima, recortar más las deducciones fiscales y hacer un mejor uso de los impuestos prediales.

“Se requieren esfuerzos constantes para reducir la duplicación de los programas sociales y de los beneficiarios, y a la vez ampliar la cobertura para las personas en condición de pobreza que no reciben aún los beneficios”, añadió.

Pide además implantar reformas para disminuir la persistente alta informalidad en México, así como reorientar el gasto educativo a la enseñanza de la primera infancia, preescolar, primaria y secundaria, “y redoblar esfuerzos para aumentar la capacidad de las escuelas ubicadas en zonas pobres y apoyar a los estudiantes de entornos desfavorecidos”.

Sugiere que integrar las cuestiones medioambientales y de gobierno metropolitano en la formulación de políticas puede mejorar mucho los resultados económicos y también los ambientales.

“Reformar la gobernanza de las grandes zonas metropolitanas permitiría a los gobiernos locales planificar el uso de suelo, el transporte público y la vivienda de manera integrada, impulsar la productividad y reducir los congestionamientos y la contaminación atmosférica, que afectan sobre todo a los hogares de ingresos bajos”, señala la OCDE.

OECD Economic Survey for Mexico May 2019 Executive Summary SP by Revista Proceso on Scribd

Comentarios

Load More