Sorprende al gobierno de Q. Roo, otra vez, invasión masiva de sargazo

CANCÚN, Q. Roo. (proceso.com.mx).- Cuando en la primavera de 2015 se reportó el primer “arribo atípico de sargazo en las costas de Quintana Roo”, pocos se imaginaban la magnitud e implicaciones económicas a corto y mediano plazo de este fenómeno.

Ahora que se repite de nueva cuenta la presencia de esa fétida plaga, los gobiernos federal y estatal no tienen recursos ni estrategia común para contrarrestarla, lo que compromete la viabilidad del turismo, la principal actividad económica del Caribe mexicano.

El problema ya hizo crisis el año pasado. El gobernador Carlos Joaquín no logró atender con prontitud el problema y las playas del estado, de norte a sur, quedaron cubiertas por la plaga, procedente del Atlántico, y que, por cierto, también ha afectado otros destinos competidores del Caribe, como República Dominicana.

Tras una aparente calma en invierno, el pasado miércoles 1 de mayo se presentó el primer arribo masivo de sargazo del año, que tomó otra vez por sorpresa al gobierno del estado. Las autoridades estatales ni tiempo tuvieron para poner en marcha el plan previamente acordado con los empresarios del sector turístico para contener el alga en el mar y evitar su llegada a las playas.

Para atender esa contingencia natural se requieren no menos de mil millones de pesos, cantidad equiparable a la inversión destinada a la recuperación de playas de Cancún y Playa del Carmen tras la devastadora erosión provocada por el huracán ‘Wilma’, en septiembre de 2005.

En aquel entonces, el norte del estado estuvo expuesto más de 70 horas a la furia del huracán ‘Wilma’, cuyos vientos de más de 250 kilómetros por hora no sólo provocaron millonarias pérdidas a la actividad turística, también erosionaron las playas, lo que prendió las luces de alerta a gobierno y empresarios.

Cuando las cosas parecían componerse, en 2018 hizo su arribo el sargazo a las playas de la entidad. En las maniobras de limpieza se formó una bolsa de 312 millones de pesos con recursos aportados por las autoridades federales, estatales y municipales, según informó en su oportunidad Alfredo Arellano Guillermo, titular Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA).

Los trabajos consistieron en detener el sargazo del mar y estuvieron a cargo de la empresa ARCO, que ya terminó su contrato, y que ofreció servicios de limpieza en Puerto Morelos, Othón P. Blanco (en donde están las playas de Majahual e Xcalak), Solidaridad (Playa del Carmen) y Tulum.

Miguel Ángel Ramírez Lara, presidente de la Asociación de Turismo Náutico de la Riviera Maya, reclamó a las autoridades por esa tarea.

“Las tres órdenes de gobierno se han gastado cifras millonarias en cosas que no han funcionado, tienen que analizar bien y hacer un estudio profundo para invertir estas cantidades millonarias de dinero”, dijo.

Incluso, la bancada de Morena en el Senado promovió un punto de acuerdo para que la Auditoría Superior de la Federación revise el destino de los 240 millones de pesos que aportó el gobierno federal para combatir el sargazo en 2018.

Aunque la titular de la secretaría estatal de Turismo (Sedetur), Marisol Vanegas, minimiza el problema, empresarios de Cancún y Playa del Carmen aseguran que la actividad turística ha caído por la nueva contingencia ambiental.

De acuerdo con Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, se han cancelado 20% de las reservaciones para la temporada alta, entre los meses de julio y agosto.

Las autoridades estatales estiman que el sargazo que llegará a las playas del caribe mexicano superará los 24 millones de metros cúbicos, equiparable a 3 mil canchas de fútbol y con un metro de altura, estima el hotelero Carlos Gosselin, expresidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos.

El año pasado, se extrajeron de las playas de Quintana Roo un total de 250 mil metros cúbicos de sargazo, equivalente a las 200 mil toneladas, sólo en el segundo semestre.

Ante tal situación, la senadora Mayuli Martínez Simón, del PAN, hace un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador para que a la brevedad posible establezca una estrategia de combate al sargazo.

“Ojalá el presidente de la República en una de sus ‘mañaneras’ pueda establecer ya y mencione cuál va a ser la estrategia respecto al tema del sargazo que nos está afectado en las playas del caribe mexicano”, dice.

Con sargazo no hay Tren Maya

La Coparmex Riviera Maya presentó el pasado viernes 3 el proyecto ‘Con sargazo no hay tren maya’, para presionar al gobierno a crear un plan para combatir ese problema ambiental que amenaza seriamente a la actividad turística.

“Los empresarios de la Riviera Maya no vamos a esperar, no bastan las brigadas ni el equipo tecnológico, no bastan la limpieza de playas ni ningún esfuerzo sino construimos las mejores estrategias para tratar esta emergencia.

“Los expertos prevén que este año la cantidad de sargazo que llegará a las playas del Caribe será 300% mayor al de 2018”, asegura Marc Pujol Folch, presidente de Coparmex Riviera Maya.

Por lo pronto, el sargazo cubre ya más de 150 kilómetros del litoral, según alertó la dirección general de la Red de Monitoreo del Sargazo en Cancún.

Comentarios