Espectacular despedida de Kiss en Domination Fest

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La larga vida del rock y el metal se respiró ayer en el Autódromo Hermanos Rodríguez durante la celebración de la primera edición del festival Domination, luego de tener como estelares a los estadunidenses Kiss para su despedida de los escenarios.

El encuentro festivalero de la mano de la memorable banda integrada Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer, demostraron que las generaciones nuevas aman intensamente el género musical pesado.

Desde tempranas horas en distintos puntos del foro se logró ver a infinidad de niños caracterizados como Simmons o Stanley, con zapatos de plataforma y ropajes brillantes.

Como la familia Martínez de la Ciudad de México, conformada por un par de hermanos con sus respectivas esposas, quienes decidieron llevar sus retoños ataviados ad hoc, mismos que mostraban miradas felices ante el concierto del adiós. Al igual que ellos, gran cantidad de infantes cubrían cada uno de los rincones al igual que la fanaticada adulta.

Pasadas las 10:20 de la noche emergieron desde las alturas en unos elevadores los músicos, para entregarse a 60 mil fans que gritaban enloquecidamente por ser testigos de la gira End of the Road World Tour: “Gira mundial para terminar el rol”.

Cobraron vida con los acordes de “Detroit Rock City” en detonante arranque que cimbró el espacio al aire libre con una noche fresca que gozaron chicos y grandes. El gran carisma del vocal Stanley caló rápidamente tras decir:

“No hablo bien español, pero entiendo sus sentimientos”, recibiendo una ensordecedora ovación de su séquito. Altas dosis de pirotecnia, una gran pantalla al centro que dejaba apreciar perfectamente a los músicos y un poderoso derroche tecnológico a cada instante, satisfizo a todos los presentes. Simmons enseñaba su larga lengua, escupía sangre, extendía sus alas de vampiro, un espectáculo y una fórmula con la que han gozado de aceptación en todo el mundo desde 1973.

Dieron cátedra con “War Machine”, “Lick It Up” y “Calling Dr. Love”, vibrando la gente sin cesar para el acto de casi dos horas de frenesí, el cual llegó a su ebullición con “I Was Made for Lovin’ You”. El fin avizoraba al postrarse un piano de cola al centro del entablado, mismo que fue tocado por Singer para el tema “Beth”; pero todavía faltaban un par de rolas: “Do You Love Me?” y “Rock & Roll All Nite”

Globos negros y blancos fueron soltados cuando caía la una de la madrugada mientras una ráfaga de fuegos artificiales despedían a Kiss en una intensa pachanga.

Stanley, Simmons, Thayer y Singer explayaban el gozo por tal entrega de sus adoradores, siendo precisamente los de antaño quienes sollozaban: “¡Nunca más los veremos!”, Los niños complacidos se llevaban una velada inolvidable en sus recuerdos, un espectáculo que les quedará como buenos rockeros.

Comenzando

La fiesta había empezado desde las dos de la tarde, contando con cinco escenarios. El principal era doble (nombrado “Domination” y “Distortion”) para que entre cada banda no existiera receso alguno y así transcurrió con puntualidad de principio a fin.

Vince Neil (de Mötley Crüe) tuvo el encargo de dar el chispazo a eso de las cuatro y media compartiendo rolas de catálogo como “Dr. Feelgood” y “Shout at the Devil” en la plancha principal; enardeciendo además la elegante extravagancia de los Avatar con “Hail the Apocalypse” y “Bloody Angel”.

En los distintos puntos se veían desfilar cuervos, ahora emblema del encuentro que sirvió para performances que disfrutaban los metaleros, destacando el que aconteció en el espacio principal a las 19:50 horas. Estos personajes sacados del poema extraordinario del jefe terrorífico Edgar Allan Poe, creados por el ingenio de Garra Producciones de Salvador Moreno (La Castañeda), emprendieron la presentación oficial del Domination con un evento teatral donde estas oscuras aves lamentaban los males del mundo.

Enfilaron de tal modo una de las presentaciones más esperadas, la de Limp Bizkit al mando del locuaz Fred Durst, quien mostraba en su vestuario la palabra: “Un-follow me” (“No me sigas”). Con las clásicas “My Generation” y “Rollin” revivieron las nostalgias de la entrañable agrupación originaria de Jacksonville, quienes ofrecieron dignos covers dedicados a los desaparecidos Nirvana: “Heart-Shaped Box” y “Smells Like Teen Spirit”; además de “Faith” (George Michael), para cerrar con “Take a Look Around”.

Grandes postales quedaron con propuestas como Cardio Kazan, Anna Fiori y el catártico slam ante Municipal Waste.

El Domination consumó excelentemente su primera jornada obsequiando un viernes de emociones y sonidos extremos para los amantes del rock y el metal, quienes hoy sábado podrán ver al domador de serpientes Alice Cooper, la magia Dream Theater y el atronador vuelo de Apocalyptica.

 

Comentarios