El PRI organizará la elección de su dirigencia y no el INE

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ratificó el método de selección interna de su próxima dirigencia mediante el voto abierto y directo de la base militante, pero sin la participación del Instituto Nacional Electoral (INE).

La presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu Salinas dijo que no tienen suficientes recursos pues el INE informó que se tendría que hacer un gasto de 230 millones de pesos, lo que pondría en riesgo las finanzas del partido y limitaría la participación de la militancia.

Luego de una discusión inusual en el Consejo Político Nacional en la que participaron una decena de consejeros, entre ellos los aspirantes a la dirigencia nacional Ivonne Ortega, Ulises Ruiz y José Narro, se decidió que el propio partido organice la elección interna.

Claudia Ruiz Massieu se congratuló por la votación mayoritaria de los consejeros para no aceptar el convenio propuesto por el INE de organizar el proceso interno.

Claudia Ruiz Massieu. Foto: Miguel Dimayuga

Claudia Ruiz Massieu. Foto: Miguel Dimayuga

“Renunciamos a esta posibilidad porque el partido debe asumir que para ser democrático debe perder el miedo al debate interno”, dijo al señalar que es injusto que el INE considere que el padrón del PRI no es confiable.

La sesión del consejo político se llevó a cabo bajo estrictas medidas de seguridad. Esta vez no hubo acceso a grupos de apoyo y en cada una de las sillas del auditorio Plutarco Elías Calles ocupadas por los 300 consejeros tenían sus nombres.

Ante ellos, la actual dirigente del PRI reconoció que será un trabajo intenso porque se tiene que dar “piso parejo”, con reglas claras y equitativas, “en civilidad” para todos los aspirantes y, al mismo tiempo, organizar la elección a gobernador en seis entidades en condiciones complicadas.

Anunció que pedirá licencia como senadora para organizar el proceso de selección interna de la nueva dirigencia prevista para septiembre y reiteró su compromiso con la militancia.

Expresó que el país requiere de un partido fuerte para enfrentar las elecciones próximas. Insistió en mantener la unidad y hacer del PRI una opción creíble.

La semana pasada el INE informó al PRI que en caso de que organice la elección interna de la dirigencia nacional, el partido tendría que pagar 230 millones de pesos para la instalación de casillas, papelera electoral, renta de bodegas, traslado de paquetes, cómputos de votos y el PREP.

Dicho monto se calculó con base en el padrón de militantes, que es actualmente de seis millones 605 mil 740 afiliados y como el método de elección propuesto por el PRI es de votación directa, todos los militantes tendrán el derecho a sufragar.

El INE mandó el comunicado al PRI el jueves 2 de mayo y dio cinco días para que diera una respuesta si aceptaba las condiciones del convenio.

En dicha misiva, el INE advirtió que si se detectaban irregularidades en el padrón de militantes del PRI podría haber multas hasta de 50 mil pesos por cada uno de los casos detectados.

El debate de una hora y media lo abrió Luis Gerardo Sánchez, consejero y presidente municipal de San Luis de la Paz, Guanajuato, quien criticó que el padrón del PRI no sea verdadero y que el partido esté manejado por grupos de poder con intereses personales.

Nereyra Fuentes, presidenta municipal de Baja California, pidió por su parte que se tome en cuenta a la militancia de todo el pais y dar el apoyo necesario a los estados donde habrá elecciones.

Abel Salgado, de Zapopan, Jalisco, por su parte, reveló que sólo está participando el 6 por ciento de la militancia en la selección de candidatos internos. Pidió también que haya un padrón real en el PRI porque no es confiable y advirtió que se han detectado haya 8 mil afiliados que no dieron su consentimiento.

Ivonne Ortega, aspirante a la dirigencia nacional, ratificó que sea el método de voto directo a la base militante el que se establezca para elegir la nueva dirigencia nacional en septiembre. Advirtió que un número amplio de priistas está a punto salirse si no se permite el voto directo.

Ivonne Ortega. Foto: Miguel Dimayuga

Ivonne Ortega. Foto: Miguel Dimayuga

José Narro, aspirante a la dirigencia, señaló que la falta de credibilidad, crisis financiera y desánimo de la militancia, más la simulación, afectan al PRI, y se tienen que reconocer para superarlos.

José Narro. Foto: Miguel Dimayuga

José Narro. Foto: Miguel Dimayuga

“Estamos a tiempo de recuperar los valores”, dijo, al advertir que no se puede suscribir el convenio que propuso el INE porque, si se usa el padrón que no es confiable, puede haber multas.

“Se trata de trabajar en unidad para elegir una solución viable”, indicó el exrector de la UNAM al proclamarse por una democracia que no lastime al partido.

Ulises Ruiz, también aspirante a la dirigencia, por su parte propuso que el PRI realice la elección interna y no el INE, pero que se instale una comisión nacional que organice el proceso con reglas claras y transparentes o se cambie a la comisión de organización.

Ulises Ruiz: Foto: Miguel Dimayuga

Ulises Ruiz: Foto: Miguel Dimayuga

“No se trata de quien hace trampa o use recursos públicos, sino de reconocer que el partido está fracturado por decisiones verticales y es tiempo de que se tome por una consulta a las bases”, externó el exgobernador de Oaxaca.

Propuso que sea una elección con base en el millón y medio de priistas refrendados con su credencial  y no con el padrón de más de 6 millones registrados en el INE.

“No le tengamos miedo a que voten pocos, pero es mejor eso a que vote uno solo como ya pasó y nos tiene como estamos ahora y que estamos en peligro en que se entregue el partido a Andrés Manuel López Obrador como lo quiere hacer uno”, dijo en referencia al gobernador Alejandro Moreno, quien llego a la sesión en medio de porras.

El exgobernador de Colina, Fernando Peña, propuso a su vez que el PRI organice la elección y criticó a los candidatos.

Augusto Gomez Villanueva, exdirigente nacional del partido, reconoció la grave situación por la que atraviesa el partido tras la derrota del 2018, y reiteró su llamado a la unidad.

Mientras que Beatriz Paredes, expresidenta nacional del partido y actual senadora, reconoció que el PRI vive el periodo más difícil de su historia contemporánea. “Las disputas por el poder al interior nos llevan a relegar cuál es la verdadera razón de ser de un partido político social”, manifestó.

Recordó que ha participado en tres elecciones interna y con esa experiencia destacó la necesidad de que los aspirantes deben tener un acuerdo interno para mantener la unidad.

Para cerrar la discusión, insistió que no se pueden aceptar los términos del convenio propuesto por el INE y propuso que sea la dirigencia actual a cargo de Claudia Ruiz Massieu la que lo organice.

Luego de su intervención se cerró el debate y se anunció que ya no se pedirá al INE que organice la selección interna de la presidencia nacional del PRI.

Al final se escucharon porras para el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, a quien le llaman “Alito” y su opositores “Amlito” por su supuesta cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Alejandro Moreno. Foto: Miguel Dimayuga

Alejandro Moreno. Foto: Miguel Dimayuga

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios