Cuauhtémoc Blanco demanda apoyo federal contra el crimen organizado en Morelos

Paramédicos trasladan a los heridos en el tiroteo en el centro de Cuernavaca. Foto: Margarito Pérez Retana Paramédicos trasladan a los heridos en el tiroteo en el centro de Cuernavaca. Foto: Margarito Pérez Retana

CUERNAVACA, Mor. (apro).– Tras la balacera en el centro de Cuernavaca que dejó dos muertos y dos heridos, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, demandó el apoyo federal para poder acabar con la delincuencia organizada, porque “los estados solos no podemos, pregúntele a los gobernadores, todos necesitamos de la federación”.

El gobernador y varios de sus funcionarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que se confirmó la muerte del empresario Jesús García Rodríguez y del secretario de Actas de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Morelos, Roberto Castrejón Calderón.

Los heridos de bala fueron identificados como el camarógrafo René Pérez y otra persona de nombre Rafael, quienes se encuentran fuera de peligro.

 

El arma salió de la Fiscalía

En la conferencia también se confirmó la detención del presunto autor de los disparos durante la protesta de comerciantes del centro de Cuernavaca, y quien fue identificado como Maximiliano “N”.

Uno de los casquillos percutidos. Foto: Margarito Pérez Retana
Uno de los casquillos percutidos. Foto: Margarito Pérez Retana

El fiscal Uriel Carmona Gándara informó que el arma utilizada es una Glock 9 mm y que, según las pruebas periciales, misma que estuvo en poder de la Fiscalía en noviembre de 2017, pues la Comisión Estatal de Seguridad Pública se la había entregado como parte de la cadena de custodia, pues había sido utilizada en esas fechas en otros actos delictivos, aunque no ofreció mayores detalles.

Dijo que se están haciendo las investigaciones correspondientes para saber cómo es posible que esa arma, vinculada a actos delictivos en el pasado y en poder de las autoridades, particularmente de la Fiscalía, haya sido utilizada hoy en el asesinato y lesiones a estas personas en pleno centro de Cuernavaca.

Agregó que son varias las líneas de investigación que se siguen, pero descartó en principio que se tratara de una agresión directa contra periodistas o comerciantes, y dejó entrever que pudo haber sido un ataque directo contra las personas asesinadas. Dijo que el ataque fue perpetrado por un solo agresor.

En un video difundido en redes sociales, el abogado Roberto Castrejón, padre de una de las víctimas, acusó directamente a los dirigentes del Nuevo Grupo Sindical, Bulmaro Hernández Juárez y su hijo, Benhur Hernández, de estar detrás del ataque y los asesinatos.

El Nuevo Grupo Sindical un desprendimiento de la CTM que hace décadas le disputa los contratos colectivos a la central obrera, y que ahora mantienen una pugna por el control del comercio ambulante en la entidad.

El gobierno de Cuauhtémoc Blanco ha tenido varias reuniones para tratar de hacer un reordenamiento del ambulantaje, sin obtener buenos resultados.

 

“Raja política”

Visiblemente molesto, Cuauhtémoc Blanco lamentó los hechos y aseguró que debe participar el gobierno federal. “Necesitamos el apoyo del gobierno federal, mi gabinete tiene toda la confianza. Ayer tuvimos una detención muy importante”, dijo en referencia a la captura de Raúl Isidro Castro Salgado El Ray, líder de plaza del Cártel Jalisco Nueva Generación.

“Necesitamos del gobierno federal. Sabemos que hay mucha gente involucrada. Cuánto le habrán pagado, no se si está mal de sus facultades mentales. No sé cómo tienen el corazón de sacar un arma y matar una persona. Necesitamos de las fuerzas federales para poder acabar con la delincuencia organizada”, insistió.

Por la mañana, en el Senado de la República, la legisladora por Morelos, Lucía Meza Guzmán, condenó los hechos violentos y de plano le envió un mensaje al gobernador: “si no pueden, renuncien”.

En respuesta, el exfutbolista acusó a la senadora por Morena de “seguir vinculada (al exgobernador) Graco Ramírez”.

“Ella quiere ser gobernadora y sólo quiere sacar raja política. Le pido a la clase política que deje de aprovecharse de estas situaciones para beneficiarse personalmente”, concluyó el mandatario estatal, quien aseguró que no se esconde: “Aquí estamos dando la cara, no nos escondemos. Estos acontecimientos son lamentables”.

A mediodía, el alcalde de Cuernavaca, Francisco Antonio Villalobos Adán, demandó el ingreso de la Guardia Nacional “con urgencia” a la capital del estado como única forma de mantenerla segura.

Más tarde, el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda, recordó que la capital es el único municipio del estado que no se ha sumado al Mando Coordinado de Policía.

“Le hacemos un llamado al alcalde y al Cabildo, que nos sentemos a la brevedad a discutir el convenio, para que todo el estado actúe coordinado”, dijo.

 

La balacera

A las 10:15 de la mañana de este miércoles, un grupo de comerciantes bloqueaba las calles Galeana y Gutenberg, mientras el empresario Jesús García Rodríguez y el líder sindical Roberto Castrejón Calderón charlaban con el secretario de Desarrollo Social del estado, el exárbitro profesional, Gilberto Alcalá Pineda.

Reporteros de varios medios locales pidieron al funcionario una entrevista sobre el tema y éste accedió.

Un joven ataviado con una sudadera negra y la capucha en la cabeza cruzó la calle Gutenberg, de la esquina de Palacio de Gobierno hacia el Jardín Juárez, donde se ubica el tradicional kiosko de Cuernavaca.

A media calle sacó el arma de entre sus ropas y disparó contra los entrevistados.

Primero disparó a Rafael, quien quedó sobre la calle con heridas en el cuerpo.

Luego, en medio de la confusión, fue directamente contra Castrejón Calderón y le disparó en varias ocasiones, mientras Alcalá Pineda y García Rodríguez, así como reporteras que los entrevistaban salían corriendo. Finalmente disparó contra Jesús García.

Uno de los lesionados por los disparos. Foto: Margarito Pérez
Uno de los lesionados por los disparos. Foto: Margarito Pérez

Enseguida se quitó la sudadera y salió huyendo. Cruzó corriendo en medio de la gente que caminaba en la Plaza de Armas, frente a las puertas de Palacio de Gobierno.

Se escucharon los gritos de policías y comerciantes: “¡Agárrenlo!” Varios de los guardias de Palacio de Gobierno y policías estatales salieron en su persecución.

Bajaron las escaleras de Plaza de Armas para conectarse nuevamente con Galeana, a un lado del viejo edificio de Correos y Telégrafos.

El agresor, todavía con la pistola en la mano, dobló hacia Hidalgo y en la esquina con Galeana volvió a disparar el arma y luego la dejó caer al piso. Cruzó Hidalgo y se internó en la Plazuela del Zacate. Ahí fue sometido por dos elementos policiacos.

Uno de los comerciantes que lo seguía alcanzó a golpearlo e insultarlo. Pero los guardias de Palacio y demás agentes lo protegieron y rodearon. Fue esposado y llevado en medio de una nube de reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

El arma fue levantada por uno de los guardias utilizando un pañuelo. En la calle Gutenberg, donde se registró la agresión, yacían los cuatro lesionados y medio centenar de comerciantes y periodistas en shock.

A la postre, Jesús García Rodríguez y Roberto Castrejón Calderón perdieron la vida, el primero en el Hospital General José G. Parres y el segundo en el IMSS.

Los otros dos, el camarógrafo René Pérez se recupera satisfactoriamente, según la autoridad; y Rafael “N”, está fuera de peligro, pero sus heridas pueden tener secuelas.

Comentarios

Load More