Denuncian derrame de minera de Grupo México en río de Sombrerete

ZACATECAS, Zac., (apro).- Agricultores y ganaderos del municipio de Sombrerete denunciaron al gobierno del estado y a dirigentes sindicales que la Unidad Minera San Martín, que pertenece al Grupo México, de Germán Larrea, y es productora de cobre, derramó desechos con cianuro y otros contaminantes en el río de la comunidad, en una extensión aproximada de un kilómetro.

Los campesinos, agricultores de durazno, maíz y frijol, así como los ganaderos, están preocupados por la filtración de cianuro y sulfatos de zinc, que son utilizados para los procesos de la mina de cobre.

“Dicho derrame que contiene reactivos como cianuro, sulfato de zinc, y sulfato de cobre, se fue directo al arroyo que cruza esta comunidad y que va a desembocar en los sembradíos de frutales y demás cultivos de granos básicos”, se dio a conocer a través de redes sociales de organizaciones mineras en Zacatecas.

“En estos momentos la empresa de Germán Larrea Mota Velasco trata inútilmente de detener este derrame con maquinaria cuando el daño ocasionado es irreversible tanto a la flora, como a la fauna, el agua y toda forma de vida”, dice el mensaje publicado en redes.

El derrame fue denunciado al subprocurador del medio ambiente, Salvador Esaú Constantino Ruiz, quien según lo expuesto, acudió con personal que tomó muestras del agua y suelo, pero del que ya no han sabido nada más.

Son varias las comunidades afectadas por el derrame, en virtud de que utilizan el agua del río para su consumo en diversas actividades.

El secretario de la sección 201 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, José Núñez Vázquez, explicó en entrevista telefónica a Apro que el sindicato fue avisado del derrame ocurrido el jueves, por parte de pobladores de San Martín, que le pidieron difundir lo ocurrido en los medios de comunicación para que se supiera.

Explicó que el derrame se extendió por poco más de un kilómetro.

“No es cierto que fue de 40 metros dentro de la Unidad minera como dicen los de Grupo México; llegó hasta las primeras casas” de la comunidad, aclaró.

“Ya también ellos –son durazneros y ganaderos, principalmente- se comunicaron también con el gobierno del estado y están en espera de que acudan e intervengan, porque ya habían denunciado desde hace tiempo la contaminación que ocasionan los jales que se van hacia la comunidad y no les resuelven nada”, dijo.

Núñez Vázquez confirmó que personal de la minera ya trabaja en la contención del derrame y la limpieza del río.

“Sabemos que la empresa se movió, empezó a limpiar, están lavando el arroyo que contaminaron, pero el daño queda, en lo que se limpia, esos venenos se filtran en la tierra y ahí quedan”, dijo.

La preocupación de los agricultores y los ganaderos “es que viene la temporada de lluvias y los materiales dañinos derramados se van a filtrar a la tierra”.

El dirigente sindical pidió a las autoridades ambientales “dar la cara y atender la situación”.

Esta mina reanudó apenas sus operaciones hace unos ocho meses, después de que en el 2007 estalló una huelga por parte de trabajadores (unos 200) adscritos a la sección 201 del Sindicato Nacional de Trabajadores Minero Metalúrgicos de la República Mexicana, la organización de Napoleón Gómez Urrutia.

En agosto, un grupo de los trabajadores acordó abandonar las filas de este sindicato y adherirse a otra organización, lo que derivó en la reapertura de la Unidad San Martín.

En abril pasado, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje emitió un laudo en el que formalizó despojar al sindicato de Gómez Urrutia del Contrato colectivo de trabajo.

Comentarios