10 de Mayo en tiempos 4T: Madres de desaparecidos y su extenso pliego petitorio al Estado mexicano

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para las mamás que tienen a sus hijos en calidad de desaparecidos, este 10 de Mayo, Día de la Madre, lejos de celebrar, salieron a las calles del país con el aliento de esperanza para encontrar a sus seres queridos, pero también con la exigencia a las autoridades federales y estatales para que los encuentren con vida.

Madres, padres, niños, adultos mayores; organizaciones nacionales y extranjeras; colectivos, brigadistas; acompañantes y personas afines al dolor de las familias que buscan a sus desaparecidos, inundaron calles y plazas de la Ciudad de México, Puebla, Colima, Morelos, Colima, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, entre otros estados.

CDMX

La VIII Marcha por la Dignidad Nacional Madres llegó al Ángel de la Independencia, en la capital del país, con la exigencia de poner fin a las desapariciones, la instalación de comisiones estatales de búsqueda y fiscalías especializadas, y la creación de un Mecanismo Extraordinario Internacional sobre Identificación.

Miles de madres de personas desaparecidas se congregaron en el Monumento a la Madre, donde colocaron una placa a los pies del monolito con la frase “Hija, hijo, ¿dónde estás? Te quiero abrazar. A las madres que buscan sus desaparecidos”.

Bajo el abrasante sol, las mujeres y sus familias originarias de Chihuahua, Sonora, Baja California, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Michoacán, Veracruz, Guerrero, Sinaloa, Puebla, Querétaro, Zacatecas, Estado de México y Ciudad de México, recorrieron avenida Reforma, en tanto brigadas de jóvenes colocaron fotografías de personas desaparecidas en árboles, postes y señalamientos viales.

“¡Únete, únete, tu hijo puede ser!”, gritaban madres de familia portando pancartas con imágenes de los ausentes, en su andar hasta el Ángel de la Independencia.

En el Monumento a la Madre, las mamás colocaron una placa con la frase “Hija, hijo, ¿dónde estás? Te quiero abrazar. A las madres que buscan a sus desaparecidxs”. Foto: Germán Canseco

Allí, el responsable de dar la palabra a los participantes, Gabino Gómez Escárcega, del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) de Chihuahua, recordó que este año “se cumplen 50 años en que se registró la primera desaparición forzada”, la de Epifanio Avilés Rojas, detenido por militares en Guerrero.

El posicionamiento de las madres de desaparecidos este año fue expuesto en voz de Sara Hernández, integrante del Comité Eureka y esposa de Rafael Ramírez Duarte, militante del Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR) y de la Liga Comunista 23 de Septiembre, detenido y desaparecido en 1977, así como de Mily Argentina Castillo, originaria de Honduras, del Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Progreso (Cofamipro).

Al recordar que desde hace 50 años, “en ningún sexenio, ha dejado de perpetrarse este crimen de lesa humanidad”, al que se recurrió “primero como estrategia de contrainsurgencia y, ahora, contra la población en general”, las madres de desaparecidos emplazaron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a “de verdad comprometerse a cambiar este infierno, y asumir su responsabilidad”, como jefe del Estado mexicano.

“No queremos simulación, no avalaremos que finjan depurar las instituciones cuando en realidad sólo reciclan a funcionarios omisos y responsables del horror que deberían combatir”, sostuvieron las mujeres, al exigir al actual gobierno “una política de Estado que reconozca la verdad y la justicia como urgentes, necesarias e innegociables”.

En este octavo año de la marcha, a las exigencias de verdad y justicia, las madres de los desaparecidos movilizadas urgieron al gobierno de López Obrador la creación de un Mecanismo Extraordinario Internacional sobre Identificación Forense, que ayude a regresar a casa a más de 26 mil personas sin identificar”.

También demandaron una reunión con el fiscal general Alejandro Gertz Manero, previa a nombrar al fiscal de Derechos Humanos, así como crear el Mecanismo Extraordinario Internacional contra la Impunidad, “para romper con los pactos y ciclos de impunidad y macro criminalidad institucionalizada”.

Pidieron el fortalecimiento del Sistema Nacional de Búsqueda, en el que participen familias de las víctimas, incluidas las de migrantes; aplicación de un sistema de reparaciones con perspectiva de derechos humanos “y no de administración de las víctimas”; implementación de la Ley General sobre Desaparición en todos los estados, tomando en cuenta las familias;

El pliego continuó: garantías para el funcionamiento adecuado del Mecanismo de Apoyo Exterior para la búsqueda e investigación de casos de migrantes desaparecidos en México, y que la Secretaría de Relaciones Exteriores acepte la competencia del Comité contra las Desapariciones Forzadas (CED) de la ONU para analizar casos individuales.

Como cada año, desde hace ocho, el obispo de Saltillo, Raúl Vera, tomó la palabra en el Ángel de la Independencia para exigir justicia y verdad para las madres que cada año marchan por sus hijos.

“Que lo tenga bien claro el señor presidente de la República en este momento, que tenga bien claro que esto (la desaparición) tiene que parar, es la destrucción del país. No es posible que estos ciclos de impunidad, cínicos ciclos de impunidad de criminalidad se sostengan”, dijo el prelado.

Apuntó que si real el compromiso de López Obrador de gobernar al lado del pueblo, “pues aquí tiene puntos muy concretos y muy claros, señor presidente, para enfrentar uno de los problemas más lacerantes”.

Ante miles de familias que colmaron las escalinatas del Ángel de Independencia, el representante de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Jan Jarab, resaltó que esta fecha que debía ser un día de alegría, se ha convertido en un día de movilizaciones “producto de la tragedia que enfrenta México en materia de desaparición”.

Si bien reconoció como avance para atender el problema, un “cambio de actitud” en el gobierno de López Obrador al haber admitido la dimensión de la tragedia, Jarab advirtió que la emergencia continúa, por lo que urgió la construcción real de un sistema de búsqueda en todo el país y “reducir la nube de impunidad”.

A las expresiones de solidaridad se sumó Leire Gutiérrez, representante de Amnistía Internacional, quien llamó a declarar a México en “emergencia nacional” por la dimensión de la desaparición y lamentó que en sólo cuatro estados se haya aprobado la Ley de Declaración de Ausencia por Desaparición.

Rafael Barrientos, del Comité de la Cruz Roja Internacional (CCRI), se solidarizó con las madres de desaparecidos, y recordó que la organización las ha acompañado en las distintas iniciativas que han emprendido, como lo es la Ley General de Desaparición Forzada, Desaparición por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda.

Durante el mitin, representantes de colectivos de madres de desaparecidos, entre ellos de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tomaron la palabra para apuntalar las exigencias para la localización de sus familiares.

Morelos

Un centenar de madres de desaparecidos y de mujeres asesinadas marcharon en el norte de la ciudad hasta las instalaciones de la Fiscalía de Morelos, en la avenida Emiliano Zapata, para demandar a las autoridades justicia para sus hijas asesinadas y presentación con vida de sus hijos e hijas desaparecidas.

Este 10 de Mayo “es un día de protesta”, señalaron las mujeres, quienes marcharon vestidas de blanco y con pancartas y lonas con las imágenes de sus seres queridos.

Es la primera vez que marchan conjuntamente todos los colectivos de víctimas en Morelos, particularmente el colectivo Regresando a Casa Morelos y el de Víctimas y Ofendidos del Estado de Morelos.

“No vamos a parar hasta encontrar a nuestros desaparecidos, hasta que se les dé la justicia pronta y expedita a la cual todos tenemos derecho”, dijo Ana Luisa Garduño Juárez, mamá de Ana Karen, asesinada en 2012.

Muchas familias tienen más de 11 años buscando a sus desaparecidos. “No pararemos hasta encontrar la justicia para nuestras hijas asesinadas, y hasta encontrar a nuestros hijos e hijas desaparecidas”.

Las madres realizaron un mitin en las instalaciones de la Fiscalía de Morelos. “Si no pueden con el cargo, que renuncien”, gritaban.

“No hay nada qué celebrar este 10 de mayo. La Fiscalía en Morelos nos dice que está trabajando, se hacen algunas diligencias, pero finalmente el resultado que nosotros estamos buscando pues no lo tenemos. Es lamentable que muchas familias tenemos años esperando la justicia y no llega”, advirtió Garduño Juárez.

Chihuahua

En exigencia de justicia, madres de víctimas de desaparición forzada y tortura se manifestaron frente a la Fiscalía General del Estado, en Ciudad Juárez.

Acompañados por el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte; el Centro para el Desarrollo Integral de la Mujer, y Bordeamos Por La Paz, los integrantes del colectivo Familias Unidas por la Verdad y la Justicia llevaron las fotos de sus desaparecidos, acompañadas de carteles, consignas y globos color verde (que representan la esperanza de encontrarlos).

Las madres denunciaron la inacción de partes de las autoridades investigadores, el nulo avance en la resolución de los casos y el que los perpetradores siguen en libertad.

A través de un pronunciamiento, las organizaciones convocantes manifestaron que el 10 de Mayo es “un día para nombrar y hacer presentes una vez más a quienes nos arrebataron injustamente”.

Asimismo, emitieron una serie de exigencias: un Sistema Nacional de Búsqueda fortalecido y eficiente que contemple la participación de las familias, incluidas las Familias Migrantes; una revisión del Sistema de Reparaciones para que tenga una perspectiva de Derechos Humanos y no de administración de las víctimas.

También que se implemente la Ley sobre Desaparición en los estados; garantizar el funcionamiento adecuado del Mecanismo de Apoyo Exterior para la búsqueda e investigación de los casos de migrantes desaparecidos en México; un Mecanismo Extraordinario Internacional sobre Identificación Forense que ayude a regresar a casa a las más de 26 mil personas sin identificar.

Madres con globos color verde, la esperanza de encontrarlos. Foto: Especial

Puebla

Decenas de madres marcharon por las calles de esta ciudad para exigir que la Fiscalía General del Estado busque y encuentre a sus hijos desaparecidos.

En su recorrido, las mujeres, en su mayoría vestidas de blanco, acusaron al fiscal, Gilberto Higuera Bernal, de incumplir con los protocolos de búsqueda, así como de dejar en el olvido decenas de expedientes de personas que han sido víctimas de desapariciones forzosas en los últimos años en esta entidad.

El Colectivo Voz de los Desaparecidos expuso que a la fecha se han unido alrededor de 36 familias a esta agrupación que buscar visibilizar esta problemática que es cada vez más común en Puebla, pero sobre todo exigir a las autoridades que cumplan con su trabajo de buscar y localizar a sus familiares.

Con mantas con los nombres, fotografías, y datos sobre la fecha y forma en la que sus familiares desaparecieron, unos 100 manifestantes, en su mayoría mujeres, marcharon desde el zócalo de Puebla hasta las oficinas de la Fiscalía.

“Hoy las madres de los desaparecidos le preguntan a las autoridades dónde está mi hijo/a. Exigimos a las autoridades: no más desaparecidos”, señalaba una de las mantas que portaban.
En el trayecto narraron a los medios de comunicación el calvario que viven principalmente por desconocer el paradero de sus hijos, pero también por la indiferencia y maltrato que reciben por parte de las autoridades locales que no realizan ninguna diligencia y los someten a tácticas dilatorias para desgastarlos y orillarlos a dejar en el olvido sus casos.

De hecho, mencionaron que para encubrir que las desapariciones forzosas son un delito cada vez más común en Puebla, la recién creada Fiscalía Oficial de Desaparecidos fue colocada en las oficinas de Agua Santa, en un apartado sector al sur de la ciudad.

Minerva González Roque narró que desde la desaparición de su hijo José Martín Jiménez, quien se encargaba de su sustento, ha tenido que salir a las calles a pedir limosna. Acusó que las autoridades no hacen nada por dar con su paradero.

“Exigimos a la Fiscalía el esclarecimiento en la desaparición de personas. Exigimos al gobierno resultados en la desaparición forzada. Solicitamos la intervención del gobierno federal para que le haga un llamado a la Fiscalía para que esclarezca la desaparición de nuestros familiares”, fueron algunos de los reclamos que expusieron.

Colima

Carmen Sepúlveda Gómez marchó por las principales calles de la ciudad, mostrando una lona con fotografías de su hijo, Carlos Donaldo Campos Sepúlveda, de 24 años, quien se encuentra desaparecido desde el 19 de agosto de 2018, cuando salió de su casa en el municipio de Villa de Álvarez y desde entonces sus familiares no han tenido noticias de su paradero.

“¡Ayúdanos a localizarlo!”, es el clamor que encabeza una serie de imágenes impresas en colores sobre el área superior de la lona, mientras que en la parte inferior se encuentran unas líneas con los datos y características físicas del joven.

Carmen Sepúlveda formó parte de un grupo de madres y demás familiares de personas desaparecidas que salieron a las calles para manifestarse este 10 de Mayo, con un recorrido desde el parque de la Piedra Lisa hasta el Palacio de Gobierno, en cuyo exterior se realizó un acto simbólico con veladoras encendidas, fotografías de víctimas y testimonios de sus familiares, para concluir en la catedral con una misa en memoria de los desaparecidos.

Madres en calles de Colima. Foto: Especial

Durante la caminata por la calzada Galván y la calle Madero, en la que participó medio centenar de personas vestidas de blanco en su mayoría, uno de los organizadores mencionaba mediante un altavoz los nombres de cada desaparecido, seguido de la expresión “¡hasta encontrarte!”, y obtenía como respuesta de los demás manifestantes un “¡No presente!”.

Rostros invadidos por la tristeza, sollozos y lágrimas enmarcaron esta marcha que atrajo la atención de transeúntes, automovilistas y empleados de negocios que observaban expectantes el paso del pequeño contingente, en el que además de mujeres y hombres adultos también participaron niñas y niños portando fotografías de su padre o de su hermana o hermano mayor desaparecido.

Durante el acto realizado afuera del Palacio de Gobierno, Eva Verduzco de la Cruz, fundadora del colectivo Desaparecidos de Colima, hizo un llamado a las autoridades a trabajar más en la búsqueda de las personas desaparecidas, pues “lo que hacen es muy poco”.

Con la voz por momentos entrecortada, la joven que desde hace casi dos años busca a su hermano, David, expuso: “Sabemos que su tiempo (de las autoridades) y el de nosotros no es el mismo, queremos no solamente ser escuchados, que de verdad veamos que avancen, no es posible que Colima sea un estado tan pequeño y haya tantos desaparecidos, no es posible que las autoridades digan que en este estado no pasa nada, cuando sí pasa mucho”.

Carmen Sepúlveda contó que la última vez que vio a su hijo Carlos Donaldo Campos, de oficio tatuador, fue la noche del 19 de agosto pasado, cuando salió de su casa a recoger unos lentes a la casa de un amigo y, según el testimonio de este último, no llegó con él. Al día siguiente empezaron a buscarlo, desfilaron por varias oficinas hasta que les fue recibida la denuncia y ahí “empezó nuestro calvario”.

Al mes siguiente, a través de las redes sociales se enteró de que Eva Verduzco había convocado a formar una organización de familiares de desaparecidos y acudió a la primera reunión y desde entonces ha participado en el colectivo, incluso acudiendo a la búsqueda de fosas en terrenos donde sospechan que podría haber cuerpos sepultados.

Sobre la situación de las desapariciones de personas en el estado, Sepúlveda consideró que “es muy difícil, porque son muchas las familias que están sin sus hijos, sin sus hermanos, sin sus padres, sin sus madres, sobre todo en Colima, Manzanillo, Tecomán, Armería, Cuauhtémoc y Villa de Álvarez, pero muchas personas no denuncian las desapariciones, tienen miedo, por lo que hay muchos más casos de los que se dice”.

En lo particular, Carmen expuso: “Yo no busco a quien se lo llevó, ni por qué se lo llevaron, yo sólo quiero a mi hijo, lo demás queda en manos de Dios”.

Comentó que haber marchado este día por su hijo la hizo sentir “triste y feliz a la vez, porque estoy haciendo algo por encontrarlo, y no nada más por el mío, estoy haciendo algo también por las mamás y los papás que no se animan a hacerlo, alguien tiene que levantar la voz y tenemos que hacerlo quienes podamos y queramos”.

En esta tarea, dijo, ha recibido el apoyo de su esposo, que es trabajador del Instituto Mexicano del Seguro Social, así como de su hijo de 20 años de edad y su hija de 27, y otros familiares.

La señora Silvia Larios, quien busca a su hija Alejandra —estudiante universitaria que un día salió a hacer una tarea y ya no regresó— dijo que para desgracia de miles de madres en el país sus hijos se han convertido en una estadística y que hablar de la violencia, la desesperación, la indiferencia y la ineptitud son cosas demasiado sabidas y demasiado vigentes.

“Cada una de las madres que estamos presentes tenemos una historia similar y un mismo dolor: enfrentamos nuestras propias batallas y eso nos ha llevado a unirnos, iniciamos una búsqueda de nuestros ángeles desaparecidos”, dijo.

Refirió que a sus hijos los educaron para ser personas de bien, “no son delincuentes, son estudiantes, trabajadores llenos de ilusiones con un mundo entero por descubrir, por conquistar… ese mundo que de la noche a la mañana desapareció, ya no está más aquí; la incertidumbre de saber qué pasó ha marcado a nuestras familias, a nuestros amigos, a sus amigos”.

Sobre las circunstancias de muchas de las desapariciones, Silvia Larios describió: “Nuestros hijos salieron a la escuela, al trabajo, en busca del novio, de la novia, de los amigos, de los compañeros y jamás llegaron, nadie los vio, nadie supo más de ellos”.

Definió a su hija desaparecida como “una persona normal, que para mí es el ser más especial a quien su familia busca sin cesar, por quien hemos encontrado fuerza y valor en nosotros mismos; ella nos ha demostrado que tenemos una gran fortaleza”.

No obstante, los obstáculos que han encontrado en el camino, “seguimos adelante y no importa cuánto tiempo pase, seguiremos buscándola y en el camino ayudaremos a todas las mamás que sufren como yo; la ayuda a una sola mamá en la búsqueda y reunirla con su propio ángel valdrá la pena para todas, porque el dolor de todas es nuestro propio dolor y su búsqueda es la nuestra”, concluyó.

(Con información de Gloria Leticia Díaz, Gabriela Hernández, Pedro Zamora, Jaime Luis Brito, Raymundo Ruiz)

Comentarios