Usan las fotos de los “mejores recuerdos” para crear software de vigilancia 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ever es una aplicación que ofrece almacenar en un solo lugar todas las fotografías que cualquier usuario tiene dispersas en su carrete y sus redes sociales, agrupándolas temáticamente con la posibilidad de compartirlas con amigos y familia, a la vez que libera espacio del dispositivo.

Su buen funcionamiento le granjea buenas reseñas en la App Store. Sin embargo, lo que no dice es que todas esas fotos de millones de usuarios son utilizadas por una empresa filial, Ever AI, la cual desarrolla herramientas sofisticadas de reconocimiento facial que luego ofrece tanto a compañías privadas como al Ejército y los aparatos de seguridad estadunidenses.


Así lo revela un amplio reportaje publicado en el portal web de Noticias del canal estadunidense NBC, el cual documenta cómo una aparentemente inocua aplicación de almacenamiento en nube, lanzada hace seis años, se ha orientado hacia un negocio mucho más lucrativo de inteligencia artificial, sin que sus usuarios estén bien enterados. Aunque, en teoría, ellos lo autorizan.

Doug Aley, CEO de la compañía, dijo a la cadena televisiva que la división Ever AI no comparte las fotos ni ninguna información de identificación de los usuarios con los clientes interesados en sus tecnologías de reconocimiento facial.

También te recomendamos

Más bien, señala NBC, los miles de millones de imágenes se utilizan para instruir a un algoritmo sobre cómo identificar rostros.

Esto significa que, cada vez que los usuarios de Ever permiten el escaneo de fotos para identificar las imágenes que pertenecen a una misma persona y emparejarlas, la tecnología se entrena a sí misma y se perfecciona.

Así, la acumulación de información contenida en las fotos, combinada con el aprendizaje de su motor inteligente, potencia los productos comerciales de reconocimiento facial de Ever, según detalla el reportaje.

Entrevistado por la cadena, Jacob Snow, abogado de tecnología y libertades civiles de la Unión Americana de Libertades Civiles del Norte de California, consideró que se trataría de una grave violación de la privacidad de las personas.

“Están utilizando imágenes familiares privadas  para crear tecnología de vigilancia. Eso es muy preocupante”.

Aley se defiende y dice que está claro que el reconocimiento facial está mencionado en las políticas de privacidad de la aplicación. ABC aclara que esos términos se actualizaron apenas el 15 de abril, después de que consultaran a la empresa como parte de la elaboración de su reportaje.

De hecho, el sitio web de Ever AI alienta a las agencias públicas a utilizar su tecnología para proporcionar a sus ciudadanos y funcionarios responsables de aplicar la ley el mayor grado de protección contra el crimen, la violencia y la injusticia.

El sitio web de Ever AI no menciona las fotos instantáneas de los “mejores momentos”. En cambio, en sus comunicados sí describe cómo poseen un “conjunto de datos global privado en constante expansión de 13 mil millones de fotos y videos” provenientes de decenas de millones de usuarios en 95 países.

Cada vez que Ever AI utiliza las fotos para ofrecer “la mejor tecnología de reconocimiento facial”, según presume, puede distinguir emoción, origen étnico, género y edad.

Según NBC, Aley confirmó en la entrevista que esas fotos provienen de los usuarios de la aplicación telefónica.

Ever AI promete a posibles clientes militares que puede “mejorar las capacidades de vigilancia” e “identificar y actuar sobre amenazas”. Y ofrece a autoridades policiales la capacidad de identificar rostros en grabaciones de cámaras corporales o transmisiones de video en vivo.

De acuerdo con NBC, Ever AI sólo ha obtenido hasta ahora contratos con empresas privadas. No ha firmado ninguna agencia policial, militar o de seguridad nacional.

Cuando se le preguntó al CEO de Ever si la compañía podría explicar mejor a los usuarios para qué se usan sus fotos en esa tecnología, Aley respondió categórico que no.

“Creo que nuestra política de privacidad y los términos de servicio son muy claros y están bien articulados”, agregó. “No se utilizan terminajos legales”.

Jason Schultz, profesor de derecho en la Universidad de Nueva York, dijo que Ever AI debería hacer un mejor esfuerzo para informar a los usuarios de la aplicación Ever sobre cómo se usan sus fotos.

“Están explotando comercialmente la imagen de personas en las fotos para ‘entrenar’ un producto que se vende a los militares y a las fuerzas del orden”, dijo. “La idea de que los usuarios han dado un consentimiento real de cualquier tipo es ridícula”.

Comentarios