Decepciona que con AMLO no se vea un cambio en la política de drogas: Kazatchkine

OPORTO, Portugal. (proceso.com.mx).- En México es urgente un cambio radical con respecto a la política de drogas , sin embargo, en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador , no se ha visto voluntad para llevar a cabo este cambio, dijo en entrevista con Proceso Michel Kazatchkine exdirector ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria y representante de la Comisión Global para Política de Drogas.

“Es tiempo de cambiar radicalmente la política de drogas en México”, afirmó Kazatchkine en el marco del congreso sobre reducción de daños por las drogas HR19 organizado por Harm Reduction International y que tuvo lugar en Oporto, Portugal.

“Pero en lo que va de esta administración no hemos visto una fuerte determinación para cambiar”, lamentó.

Consideró que no se obtendrá un resultado diferente al de sexenios anteriores si se quiere seguir con la misma política de guerra contra las drogas , “que como se ha visto ya se ha perdido” y ha causado la muerte por asesinatos dolosos de unas 241, 232 personas desde 2006 a la fecha, además de un clima de violencia en todo el país y un número indeterminado de personas encarceladas en el contexto del combate contra el narco emprendido por el gobierno de Felipe Calderón y continuado por el de Enrique Peña Nieto.

“Tiene que haber un cambio de dirección que sea diferente a los gobiernos anteriores si realmente se quiere afrontar el problema”, argumentó el experto francés.

A su modo de ver, cualquier intento para frenar los índices de violencia como es la creación de la Guardia Nacional, no tendrá éxito si no se acompaña con un cambio de paradigma dirigido hacia la salud pública y la reducción de daños para quienes consumen drogas.

“Se tiene que ver a los usuarios de drogas desde un punto de vista de salud pública y no desde una perspectiva criminal”, remarcó.

“La Guardia Nacional no será efectiva si no va acompañada de un cambio en las políticas sobre consumo de drogas y en la percepción que se tiene”, argumentó

“La guerra contra las drogas ha fracasado”, dijo al abrir el congreso la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos Michelle Bachelet quien detalló que entre 2000 y 2015 ha habido un aumento del 60% en muertes relacionadas a las drogas a nivel mundial: 450 mil muertes sólo en 2015.

Cambio de paradigma

Kazatchkine asistió a la cumbre HR19 (28 de abril al 1de mayo) en representación de la Comisión Global para Política de Drogas fundada por varios expresidentes latinoamericanos como Ernesto Zedillo (México), Fernando Henrique Cardoso (Brasil) y César Gaviria (Colombia). Hizo hincapié en lo absurdo que han sido las políticas en México que han dado como resultado un sin fin de arrestos por esta causa.

“Hemos discutido extensamente la situación en México porque la situación es realmente trágica, y al mismo tiempo, en términos de políticas es absurda”, lamenta.

Cuenta que es inconcebible seguir con el mismo modelo pues el consumo de drogas en México es menor que el de los niveles de consumo en otros países. “Es una paradoja, que en un país con bajo consumo, las políticas han traído las tragedias que estamos viendo”, subraya.

“Es realmente absurdo”, lanza Kazatchkine, quien considera que es fundamentalmente incorrecto involucrar al ejército en el cumplimiento de la ley sobre drogas.

Detalla que ha habido un sin fin de arrestos por esta causa y que las cifras han aumentado, al menos 50 mil personas al año enfrentan a la justicia criminal por posesión y de ellos entre el 60% y 70% es solamente por posesión para consumo personal.

“La base de esta política es ridícula”, sentenció Kazatchkine quien habló sobre la urgencia de que exista en México un cambio profundo de paradigma en la comprensión y enfrentamiento del problema de las drogas.

A pesar de la ley adoptada en México en 2009 en la que se despenalizó el consumo personal de drogas en México, la situación en el terreno es diferente. Los policías, el ejército, el sistema judicial no aplican la ley e incluso la desconocen.

La ley de 2009 estipula como dosis para consumo personal e inmediato 2 gramos de opio, 50 miligramos de heroína, 5 gramos de marihuana, 500 miligramos de cocaína, 40 miligramos de metanfetamina y 0,015 miligramos de LSD.

“Y además la cantidad establecida por la ley para el consumo personal es muy pequeña, es ridícula”, criticó por su parte Ann Fordham directora ejecutiva del Consorcio Internacional sobre Política de Drogas (IDPC por siglas en inglés).

Para Fordham lo que es imperativo es tener muy claro que si se quiere reducir la prevalencia del consumo, la represión no es la salida. Es la reducción de daños, la perspectiva de derechos humanos y de salud pública lo que reduce la violencia y a la larga reduce el consumo.

“La ley es liberal en teoría, pero en la realidad no se refleja en las calles ”, dijo a su vez Jaime Arredondo doctor en Salud Pública de la Universidad de San Diego, California y Profesor Investigador del programa de política de Drogas del CIDE Aguascalientes, quien consideró que no basta sólo con cambiar la ley, sino que la normativa debe ser dada a conocer a todos los involucrados en el sistema judicial, incluyendo además a los policías y encargados de guardar el orden.

La cantidad permitida es “increíblemente ridícula” y otra cosa que ocurre es que se ponen multas a los consumidores y a veces son tan desproporcionadas que la gente no puede pagarlas y terminan en el sistema criminal de justicia, dijo.

“La reforma a la ley es fallida. No está funcionando, se sigue llevando a la estación de policía a quienes consumen, aunque tengan en su posesión una cantidad acorde a la ley”, deploró Arredondo.

¿Y la amnistía para mujeres condenadas por delitos menores relacionados a las drogas?

En opinión de Kazatchkine es trágico ver cómo tantas personas van a la cárcel por esta razón, especialmente las mujeres. Relató que durante su estancia en México el pasado septiembre visitó una cárcel para mujeres en dónde se entrevistó con varias internas, lo que calificó de una de las experiencias “más conmovedoras” que ha tenido.

Mencionó el caso de una de ellas que atravesaba por una situación económica muy difícil pues tenía que mantener a sus dos hijos y se prestó a trasladar droga. “En su primer viaje la detuvieron y fue sentenciada a 25 años de cárcel, ahora cumple su doceavo año de condena, tiene 37 años y fue muy impresionante hablar con ella”.

“Son encarcelamientos absolutamente inútiles”, sostiene el experto francés, quién se preguntó qué pasó con la promesa de la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero en el sentido de amnistiar a miles de mujeres, especialmente indígenas, que están presas en circunstancias similares por delitos de microtráfico o faltas menores relacionadas a la cadena de la droga.

Esta administración prometió durante su campaña electoral dar amnistía a estas mujeres, pero el tema ha estado completamente ausente de la agenda del presidente López Obrador, criticó Fordham.

Primero legalizar la Cannabis

“Tenemos esperanzas en que Sánchez Cordero traiga una nueva dinámica sobre el tema”, continuó Kazatchkine.

“Además hay muchas cosas interesantes sucediendo ahora que también nos trae esperanzas como es la Ley sobre consumo de Cannabis”, agregó.

“Esperamos la despenalización del uso, de la posesión y el esfuerzo de apoyar a personas que quieren sembrar la planta, hasta cierto límite, para consumo personal, así como la creación del Instituto de Cannabis para evitar riesgos de comercialización y que trabajará sobre cómo proteger a la gente y a los productores pequeños”, esbozó.

“Esta es la fotografía y es tiempo para México de poner fin a esta especie de bola de nieve cargada de violencia, criminalización, más violencia, más muertes, más penalización”, remarcó.

“La regulación de la Cannabis debe ser el primer paso”, dijo el experto quien consideró que México debe ir más allá y dirigirse a la despenalización en general de todas las drogas e implementar políticas dirigidas hacia la salud y los derechos humanos.

Comenta que, sumado a todo lo anterior, no ha cesado la guerra contra las drogas que disparó el número de asesinatos en el país en los sexenios anteriores y “que por lo que vemos no ha cambiado en los primeros meses del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y las muertes violentas siguen aumentando”.

Para Kazatchkine “las políticas prohibicionistas basadas en la represión de la producción, la distribución, así como la criminalización del consumo, no han producido los resultados esperados”.

“Estamos más lejos que nunca del objetivo proclamado de erradicación de las drogas”, sostuvo Kazatchkine, mencionando informes que indican que América Latina sigue siendo el mayor exportador mundial de cocaína y mariguana, se ha convertido en creciente productor de opio y heroína, y se inicia la producción de drogas sintéticas.

“Si México da el paso hacia la regulación del Cannabis, y creo que sigue siendo el plan, tendrá un efecto muy interesante en Estados Unidos ya que de un lado de la frontera está Canadá que ya lo legalizó y en la frontera sur estaría México”, opinó Fordham.

A su modo de ver “Además de Canadá y Uruguay a nivel mundial la tendencia es a la legalización, hemos visto muchos signos a nivel global en este sentido, y el sistema internacional terminará por absorber la regulación de la mariguana”.

“Además, agregó el experto francés, el gobierno de México podría convertir el mercado de Cannabis en uno de los proveedores del sector médico. La paradoja es que México compra algunas de estos medicamentos en el extranjero cuando se puede destinar algunas cosechas a este mercado médico que está creciendo gracias a las propiedades curativas de la planta”.

El mayor daño lo causa la prohibición

No obstante, el médico francés expresó su temor de que después de legalizar la Cannabis, la comunidad internacional cierre las puertas hacia otras drogas, “cuando es fundamental eliminar la prohibición en general”.

“Mientras la prohibición siga ahí, el mercado ilegal seguirá ahí, y mientras siga la prohibición continuará la vigilancia del cumplimiento de la ley, y las políticas que provocan un daño tremendo”, argumentó Kazatchkine.

En su opinión la demanda de drogas seguirá existiendo y si no se encuentra de forma legal, será en el mercado ilegal, con todas sus malas consecuencias: adulteración, mafias, epidemias de VIH, hepatitis, corrupción, violencia e inseguridad. El comisionado insistió en la necesidad de legalizar todos los estupefacientes: “Los gobiernos deberían apostar por un uso seguro de estas sustancias. Hay que enfrentarse al mundo tal como es, y uno libre de drogas no existe”.

Confía en que si México legaliza la Cannabis “será fundamental para la región y para el mundo, pero, desafortunadamente esto está muy alejado de ser el final de la historia”.

Es imperativo “acabar con la prohibición de todas las drogas para que el Estado esté en control, para que la gente sepa qué es lo que está comprando y consumiendo”.

“Esto va a requerir de cambios mayores, requerirá también que el gobierno sea muy muy valiente, debido a las fuerzas internas que se mueven en México y para ser honestos, viendo los primeros meses de esta administración no nos sentimos muy animados de que las cosas vayan a cambiar”, admitió.

“Lopez Obrador tiene una gran oportunidad de cambiar las cosas, gracias al apoyo que tiene de la gente y, sobre todo, habló mucho sobre el tema durante su campaña”, recordó Kazatchkine de la Comisión Global sobre Política de Drogas.

“No creo que López Obrador tenga idea de lo que quiere hacer en política de drogas, si lo escuchas es muy conservador en el tema. Para AMLO la solución al problema es hacer una gran campaña de publicidad y solamente decir no a las drogas”, remató Arredondo, doctor en Salud Pública.

Comentarios