Hombre asesinado en Zacapoaxtla era integrante del PRI, no activista

PUEBLA, Pue., 11 de mayo (proceso.com.mx).- Leonel Díaz Urbano, asesinado el viernes en Zacapoaxtla, fue identificado como integrante del PRI, pero no como activista en contra de los proyectos hidroeléctricos en su comunidad.

El candidato del Revolucionario Institucional a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino, exigió el esclarecimiento de este crimen y reconoció que Díaz Urbano era parte su equipo de campaña.

A través de las redes sociales, Jiménez Merino identificó a la persona asesinada un “destacado priista” y parte de la estructura del partido y su campaña.

Mientras que en un comunicado, el Consejo Tiyat Tlali aclaró que la persona asesinada no participaba en la resistencia a los proyectos hidroeléctricos de la zona del río Apulco, pues fungió como juez de paz y respaldó el proyecto cuando en su comunidad se discutió su instalación.

Díaz Urbano fue asesinado la madrugada del 10 de mayo, en la localidad de Taihtic, municipio de Zacapoaxtla en la sierra norte de Puebla.

Luego de esto, activistas como María Elena Morera expresó sus condolencias por este hecho e identificaron a Díaz Urbano como un “líder indígena” que se oponía a la construcción de una hidroeléctrica.

“Lamento mucho el asesinato del líder indígena Leonel Díaz Urbano en #Zacapoaxtla; se oponía a la construcción de una hidroeléctrica en San Juan Tahitic, hoy le dispararon mientras estaba en su casa. Siguen los asesinatos de activistas, sin consecuencias. Matar es barato”, manifestó.

Sin embargo, las organizaciones que integran el Consejo Tiyat Tlali emitieron un comunicado para lamentar el asesinato del habitante poblano, pero al mismo tiempo aclarar que no se trata de un activista contra los llamados proyectos de muerte.

“Las organizaciones integrantes del Consejo Tiyat Tlali, aclaramos a los medios de comunicación que el ciudadano asesinado no participó en la defensa del territorio, ni estuvo opuesto a la construcción de la hidroeléctrica que se intentó imponer en Taihtic, no era un activista social, ni era reconocido como líder indígena en su comunidad como se ha difundido”, expresa la agrupación.

“En años anteriores sí desempeñó un cargo como juez de paz de su comunidad estando favor del proyecto hidroeléctrico y de la empresa”, agrega.

También señala que hace tres años que la empresa que pretendía construir la hidroeléctrica en Taihtic, no tiene presencia en la comunidad por lo que actualmente, no existe un conflicto comunitario vinculado a la defensa del territorio en esa zona.

“La fuerte organización comunitaria para defender el agua y la vida se mantiene pero sin que se viva una confrontación entre pobladores o con las empresas extractivas relacionadas a la construcción de la hidroeléctrica”, aclara al señalar que la información falsa puede generar conflictos o confusión entre las comunidades de la Sierra Norte de Puebla.

Para finalizar, indica que tanto la comunidad Taihtic como el Consejo Tiyat Tlali exigen a las autoridades estatales que investiguen de forma expedita y se esclarezca este inaceptable hecho de violencia así como que se garantice la seguridad de la población en el municipio de Zacapoaxtla.

Comentarios