Congreso de Colima aprueba la reforma educativa

COLIMA, Col. (proceso.com.mx).- Con 22 votos a favor y 2 en contra, el Congreso del Estado avaló por mayoría, en sesión dominical, la minuta de la reforma constitucional en materia educativa.

Los dos votos en contra fueron los correspondientes a los diputados panistas Fernando Antero Valle y Gretel Culin Jaime, mientras que la legisladora de Morena Alma Lizeth Anaya Mejía estuvo ausente con justificación.

El dictamen fue presentado por los diputados morenistas Arturo García Arias y Araceli García Muro; la de Movimiento Ciudadano, Ma. Remedios Olivera Orozco, y la de Nueva Alianza, Rosalva Farías Larios, luego de recibir la minuta aprobada el jueves anterior por el Senado de la República.

Durante la discusión, el coordinador de la fracción parlamentaria de Morena, Vladimir Parra Barragán, afirmó que con la aprobación de la reforma, “iniciará una nueva etapa en la historia del país de una manera digna para las maestros y maestros de México que tiene que ver un Gobierno Federal que está dispuesto a asumir su responsabilidad social e histórica”.

Además, sostuvo que con esta nueva reforma en materia educativa “haremos historia y devolveremos la dignidad y la importancia a las y los docentes. Quienes fueron cesados por la evaluación punitiva volverán a su trabajo. La educación inicial y superior será gratuita además de responder a un sentido humanista”.

De igual manera, Parra Barragán sostuvo que esta nueva reforma plantea elementos académicos no sólo laborales. Pero en el ámbito laboral, reconoce a las maestras y maestros, en la Constitución, su derecho a la formación, capacitación, actualización y evaluaciones diagnósticas. Además, se elimina el carácter punitivo de la reforma educativa del 2013, se cambia el objetivo de las evaluaciones y recupera la estabilidad laboral de las y los maestros.

Por su parte, el diputado Fernando Antero argumentó que la reforma educativa deja abierta la puerta a la compra de plazas magisteriales, y advirtió que no hay antecedentes presupuestales que hagan operativas las diversas disposiciones aprobadas.

“En términos presupuestales, ¿cómo vamos a enfrentar de una manera congruente, de una manera inteligente un proyecto de esta envergadura?”, señaló, tras advertir que reforma educativa de López Obrador es un puñado de buenas intenciones.

“Esperemos que este proyecto que se está presentando en tres áreas importantes se le pueda poner atención, recapitulando, primer término: leyes secundarias, que podamos estar vigilantes de la norma secundaria que nos dirá el cómo poner en funcionamiento esto. Segundo: encontrar la capacidad financiera, no sé de dónde, en el caso de estados y municipios para poder hacer vigente esta normatividad, y tercero y creo que no menos importante, que cuidemos el manejo político que se le pueda dar al artículo transitorio 16, en donde será potestad del Estado el poder activar los mecanismos de plazas para el propio magisterio”.

La reforma educativa contempla como principales cambios la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que será sustituido por el Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación.

Además, se crea el Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros, en el que Federación tendrá la rectoría, y un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación; no habrá evaluaciones punitivas ni obligatorias para los maestros, quienes tendrán derecho a un sistema de formación gratuito.

La nueva reforma constitucional recupera los estudios de civismo, valores, cultura, arte, música, deporte, y medio ambiente; también se habla de una nueva política educativa diferenciada por zonas que permitirá una educación indígena, bilingüe y bicultural.

Comentarios