Mario Marín se ampara contra detención, pero no evitará su captura

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Mario Marín Torres, exgobernador de Puebla, obtuvo un amparo contra la orden de aprehensión girada en su contra por su presunta responsabilidad en el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho, cometido en diciembre de 2005.

No obstante, la “suspensión de plano” –emitida por el Juzgado Décimo Segundo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México– no es suficiente para evitar la captura del Góber Precioso, porque el delito del que se le acusa se consigna bajo el sistema de justicia penal mixto, es decir, está tipificado como grave y no alcanza la libertad bajo caución.

El pasado martes 7, Marín solicitó a la juez Rosa María Cervantes Mejía un amparo contra la detención. Siete días después ésta notificó “el cumplimiento dado a la suspensión de plano concedida” contra actos privativos de la libertad.

El pasado 14 de abril el Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Circuito con sede en Cancún, Quintana Roo, emitió una orden de aprehensión contra Marín Torres, Adolfo Karam Beltrán y Julián Sánchez Moreno –exjefes de la policía local y de mandamientos Judiciales de la Procuraduría estatal, respectivamente–, y el empresario textilero Kamel Nacif Borge, “por su probable responsabilidad en la comisión del delito de tortura”.

En 2005, el empresario de origen libanés Kamel Nacif demandó por “daño moral” a Lydia Cacho, quien en su libro Los demonios del edén: el poder detrás de la pornografía lo acusó de proteger una red de pederastas encabezada por el empresario Jean Succar Kuri, arrestado en Cancún en 2004.

Un año después el periódico La Jornada reveló los audios donde Nacif felicitó al entonces gobernador Mario Marín por solicitar la aprehensión de Cacho en Cancún, Quintana Roo, donde reside la periodista.

Durante su detención, la escritora manifestó haber sufrido torturas y tratos degradantes, motivo por el que 12 años después se giró la orden de aprehensión contra el Góber Precioso y sus cómplices.

Comentarios