Doris Day y Paul McCartney, una charla íntima

La actriz y cantante Doris Day. Foto: AP La actriz y cantante Doris Day. Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El lunes 13 de mayo falleció víctima de neumonía, a los 97 años de edad, la actriz rubia estadunidense Doris Day, cantante de jazz y pop tan admirada por Los Beatles y a quien John Lennon le dedicó un verso con su nombre en la breve rola “Dig It” (“Disfrútala”) del álbum Let It Be del cuarteto de Liverpool.

A través de Twitter, Paul McCartney le dedicó estas palabras tras conocer su deceso:

“Es muy triste escuchar que Doris Day ha muerto. Ella era una verdadera estrella en más de un sentido. Tuve el privilegio de salir con ella en algunas ocasiones. Visitarla en su casa de California fue como ir a un santuario de animales, donde cuidaron a sus muchos perros con un estilo espléndido. Ella tenía un corazón de oro y era una dama muy divertida con la que compartía muchas risas. Sus películas como ‘Calamity Jane’, ‘Move Over, Darling’ y muchas otras fueron increíbles, y su actuación y su canto siempre alcanzaron el máximo nivel artístico. La voy a extrañar, pero siempre recordaré su sonrisa centelleante y su risa contagiosa, así como las muchas canciones y películas geniales que nos dio. Dios bendiga a Doris.”

Paul había producido la pieza “Qué Será Será” para la vocalista galesa Mary Hopkin, tocando él todos los instrumentos y agregando unos versos con requinteos que evocan el comienzo del LP Ram, en “Too Many People”, dedicada al jefe Lennon.

Como se sabe, “Qué Será Será” fue la canción que consagró en Hollywood a Doris Day como protagonista de la película The Man Who Knew Too Much (“El hombre que sabía demasiado”) de 1956 en el remake a colores del genio del suspenso Alfred Hitchcock.

En Paul McCartney. La biografía (Malpaso, 2017, 794 págs.), su autor Philip Norman (Londres, 1943) le dedica dos pasajes a Doris. La primera mención es acerca de la década de los cincuenta en Liverpool, cuando “los mayores éxitos provenían de artistas estadunidenses como Guy Mitchell, Frankie Laine y Doris Day, aunque también había crooners británicos al estilo de Frank Sinatra, como Dennis Lotis y Dickie Valentine…” (capítulo “Aprendí a rodearme de un caparazón”, páginas 51).

La otra mención es casi al final del libro, acerca de la hija de Paul y Linda, la existosa modista Stella McCartney (Stell):

Stell, con once años, pequeña, rubia y angelical, jamás tuvo duda alguna adónde dirigía su rumbo. Antes de poder caminar, ya veía viejas películas hollywoodenses en tecnicolor, fascinada por el vestuario de las estrellas femeninas, en especial cuando su ropa tenía más bien un aspecto masculino, como las pieles y las gorras del ejército de Doris Day en Doris Day en el Oeste.”

Lo cierto es que Paul y Doris fueron buenos amigos y él la visitó en varias ocasiones a su alta mansión de Carmel, California, donde ella falleció el 13 de mayo. Pero una curiosa entrevista de Paul McCartney (Macca) a Doris Day (Doris) en septiembre de 2011 fue publicada por el periódico The Daily Telegraph, que traducimos a continuación.

Un Beatle y la estrella del cine

Macca.- Recuerdo haberte telefoneado luego de ver Calamity Jane en los años sesenta para decirte que era la mejor película y que tú eras el mejor personaje.

Doris.- Eres bastante dulce.

Macca.- A mi hija Stella le encanta esa película. Ella dijo que cuando te vio con ese vestido amarillo, eso fue lo que la hizo desear ser diseñadora. Al ver esa cinta, ninguno de nosotros quería que ese vestido se estropeara cuando caías en el fango. ¿Y es cierto que originalmente no querías cantar “Secret Love”, canción ganadora del Oscar en 1954 en la película?

Doris.- Sí. Me preocupaba que, si tuviera que cantarlo en el rol de Calamity y no por mi voz, podría interferir y hacer que pareciera muy falso. Pero me enseñaron a ver la diferencia.

Macca.- Con tu nuevo álbum “My Heart” no estaba muy seguro de qué esperar pues sabía que no habías trabajado en el espectáculo por cuidar a tus animales. Pero pareces tan alegre y siento ese espíritu en el álbum. Creo que cantas muy bien.

Doris.- Ha pasado mucho tiempo. Me divertí mucho haciéndolo y espero que la gente lo disfrute ya que yo lo gocé bastante haciéndolo.

Macca.- Creo que a tus fans los enloquecerás. Es un buen álbum con emociones hermosas. ¿Es cierto que cuando interpretas “You Are So Beautiful” de Joe Cocker cantas sobre la belleza que hallas en los animales?

Doris.- Mira, yo siempre encuentro la belleza en los animales. Encuentro la belleza por doquier. Descubro la belleza en mi jardín.

Macca.- En el álbum, has incluido “Ohio” del musical de Leonard Bernstein Wonderful Town ¿Posee un valor sentimental porque creciste allí?

Doris.- Por supuesto. Toda mi familia vivía allá. Tuve una familia maravillosa, incluyendo a mis tías, tíos y primos, aunque ya todos se han ido al Cielo. Soy la única que queda, así que eso es triste para mí. Adoro a Cincinnati y pensé que me quedaría allí pero de repente, me fui a todos estos otros lugares diferentes. Esa fue mi vida, cantando con mi banda y la he amado desde entonces.

Macca.- Al cantar expresas gran emoción en tu voz. ¿Es debido a tu entrenamiento inicial con la maestra de canto Grace Raine?

Doris.- Ella determinó que debería yo tener tres lecciones por semana y no nos lo podíamos permitir, así que me dio tres por el precio de una. Era una dama maravillosa que se había retirado de Radio WLW, una emisora radiofónica de Cincinnati. Sabía que las palabras significaban mucho para mí y es lo que realmente le gustaba. Y siempre han significado mucho para mí. Yo siempre estoy cantando para alguien.

Macca.- Genial, tuvo la visión de reconocer tu talento. Cuando trabajabas con el líder de la banda de Les Brown en los cuarentas, ¿cómo fue viajar y actuar con un grupo de chicos a una edad tan temprana?

Doris.- Yo no sabía gran cosa, pero fueron maravillosos. Tuvimos a chicos fantásticos en la banda. Fueron muy gentiles y me cuidaron, realmente lo hicieron. Fue como el paraíso para mí. Todos divertidos, nos reíamos todo el tiempo y nos divertimos mucho. Todos nos llevábamos bien. Éramos una familia.

Guerras y amor a los animales

Macca.- Llegaste a convertirte en la adorable chica de los soldados de la guerra en 1945 con “Sentimental Journey”. ¿Cómo fue para ti en ese momento con los soldados del ejército americano que regresaban de la guerra?

Doris.- Me encantó esa canción. Me hizo sentir tan bien el pensar que ellos regresarían a sus casas y aquello me encantó.

Macca.- ¿Qué nos dices de “Qué Será Será?” Se convirtió en una canción tuya con la que ganaste un Oscar a la mejor pieza original en 1956. ¿Por qué crees que pasó la prueba del tiempo?

Doris.-¡Realmente no lo sé, pero fue la balada perfecta para la película “El hombre que sabía demasiado”! A menudo escucho que la gente me recuerda por ella. Las madres solían cantar a sus hijos a dormir con ella.

Macca.- Sabemos que has pasado duras dificultades personales, como la pérdida en 2014 de tu hijo Terry Melcher (quien fuera productor del grupo The Byrds). ¿Te ayudó a sanar la música en los momentos difíciles?

Doris.- No estoy segura. Extraño a mi Terry todos los días. Pero lo tengo dentro y estoy completamente feliz de que cante en el álbum. Me fascinaba escucharlo cantar y debimos haber hecho más cosas. Recibo el correo de sus amigos a cada rato diciendo que era muy talentoso y que siempre era muy buena onda. Él no se esforzó más consigo mismo. Era un buen chico y yo lo amaba mucho. (…)

Macca.- ¿Hubo algún momento que te impulsó a dedicar tu vida en ayudar a los animales?

Doris.- Los animales siempre han sido mi pasión. Con mi banda musical no podía tener ninguna mascota. Cuando entré en el cine y me quedaba en algún lugar, sí podía. He tenido bastantes animales y todavía tengo muchos… Me encanta ayudar a los caballos, a los perros, a todos los animales.

Macca.- ¿Es verdad que al filmar “El hombre que sabía demasiado”, le exigiste a Alfred Hitchcock que fuera más humano con los animales en el set?

Doris.- Claro que lo hice, porque no estaban siendo bien atendidos, eran utilizados. Así que hablé con Hitch y él estuvo de acuerdo, y ya luego fueron tratados bastante bien.

Macca.- Y ahora, al final de cada película, hay un letrero que especifica que ningún animal fue dañado durante el rodaje de la cinta, así que fuiste una pionera en eso, Doris.

Doris.- Así es como me siento. Me encantan los animales, los bebés y la música.

 

Comentarios

Load More