Alabama criminaliza casi en su totalidad el aborto; buscan revertirlo en todo EU

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Senado de Alabama aprobó con 25 votos a favor y seis en contra, la noche del martes, la ley contra el aborto más estricta de todo Estados Unidos, que prohíbe la interrupción del embarazo en cualquier etapa de la gestación, castiga con hasta 99 años de prisión al médico que lo practique y no considera excepciones en casos de violación o incesto.

De hecho, sólo podría practicarse en caso de peligro de muerte para la madre o el feto, de acuerdo con la nueva normatividad que fue enviada para su promulgación a la gobernadora republicana Kay Ivey.

En declaraciones citadas por el medio local Montgomery Advertiser, Ivey dijo que tendría que revisar la legislación antes de firmarla, aunque salió en defensa de algunos de sus puntos más polémicos. “Toda vida humana es preciosa”, dijo.


Organizaciones defensoras de derechos civiles han anunciado que combatirán en tribunales esta decisión. Pero, de acuerdo con el análisis de medios estadunidenses, este es justo el objetivo de quienes promueven las leyes antiaborto: que llegue a la Suprema Corte de EU, donde los conservadores tienen ahora mayoría gracias a los nombramientos del presidente Donald Trump.

Según estos análisis, estaría en riesgo de ser revertido el fallo del caso “Roe Vs. Wade”, que en 1973 despenalizó el aborto inducido en todo Estados Unidos.

Will Ainsworth, vicegobernador y presidente republicano del Senado, elogió la nueva legislación de Alabama, cuyos legisladores “han dado un gran paso en la defensa de los derechos de los no nacidos”.

Los senadores de Alabama ni siquiera permitieron una excepción propuesta por los demócratas que permitiera el aborto en caso de violación e incesto. La cadena Univisión destacó que los 21 votos en contra de esta iniciativa fueron todos de hombres.

En su cuenta de Twitter, la American Civil Liberties Union (ACLU), la mayor organización de defensa de derechos humanos en Estados Unidos, anunció que combatirá legalmente la decisión del Senado de Alabama y aseguró que la medida no entrará en vigor.

“El aborto no es un crimen, es un derecho constitucional”, aseguró.


De acuerdo con un análisis de la BBC, esto es justo lo que desean los conservadores, quienes prevén que tribunales inferiores rechacen la legislación, pero confían en que el caso llegue a la Corte Suprema, donde su visión tendría mayoría.

La nueva normatividad de Alabama penaliza la interrupción del embarazo en todo momento y ni siquiera considera que se pueda practicar en las primeras seis o 12 semanas de gestación, como establecen otras legislaciones en EU y el mundo.

Este año, 28 estados han introducido más de 300 nuevas reglas para limitar el aborto, según un informe del Instituto Guttmacher, que defiende los derechos de las mujeres (con información de agencias).

 

Comentarios