Banxico mantiene en 8.25% la tasa de interés; pide a AMLO crear ambiente de certidumbre

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El Banco de México (Banxico) pidió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

Al dar a conocer el Anuncio de Política Monetaria, en la que por tercera ocasión consecutiva la Junta de Gobierno decide mantener sin cambios la Tasa de Interés, ubicada en 8.25%, el banco central mandó otro mensaje al tabasqueño:

“Es particularmente relevante que se cumplan las metas fiscales del Paquete Económico para 2019. Asimismo, es indispensable fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”.

Y es que las cosas no van de lo mejor. De acuerdo con el comunicado del Banxico, la información oportuna sugiere que en el primer trimestre de 2019 se acentuó la debilidad que la economía mexicana había exhibido desde el trimestre previo, asociada tanto a factores externos como internos, algunos de ellos de carácter transitorio.

Por si fuera poco, el instituto central encabezado por Alejandro Díaz de León advirtió que, hacia adelante, persisten riesgos que pudieran tener un impacto significativo sobre el desempeño de los activos financieros en México. En particular la incertidumbre en el entorno externo podría ocasionar ajustes de portafolio y, en la parte interna, los inversionistas permanecen atentos a las perspectivas crediticias de Pemex y de la economía en general.

“El entorno actual sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía”, adelantó el Banco de México.

Aumento de la inflación

Por el lado de la inflación, el comunicado reconoció que, entre marzo y abril, la inflación general aumentó de 4.00% a 4.41%.

“Ello obedeció a que la variación de los precios de las mercancías alimenticias continuó incrementándose, mientras que la correspondiente al componente de servicios repuntó en dicho periodo. Los servicios se vieron influidos, en parte, por el efecto calendario que afecta las variaciones anuales de sus precios, resultado de que este año el periodo vacacional de Semana Santa tuvo lugar en abril, mientras que en 2018 ocurrió en marzo. No obstante, aun eliminando dicho efecto, se observa un incremento en su variación anual”, explicó el Banxico.

Entre los riesgos para el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) existe la posibilidad de mayores presiones en los precios de los energéticos o en los productos agropecuarios, o si se presenta un escalamiento de medidas proteccionistas y compensatorias a nivel global, o en caso de que se deterioren las finanzas públicas.

Adicionalmente, el banco central señaló que, dada la magnitud de los aumentos en el salario mínimo, además de su posible impacto directo, se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales elevadas en diversos sectores.

“De hecho, en algunos de ellos estas han rebasado las ganancias en productividad, lo que podría generar presiones de costos, con afectaciones en el empleo formal y contribuyendo a que la inflación subyacente se mantenga elevada”, acotó.

El Banco de México recomendó que para aumentar de manera sostenida el poder adquisitivo de los salarios es necesario considerar el papel de otras políticas públicas, en particular, fomentar la competencia en aquellos sectores de bienes y servicios con una participación elevada en la canasta de consumo de los segmentos de la población de menores ingresos.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios