Aumenta 2.7% el ingreso laboral real de la población: Coneval

El Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas, órgano desconcentrado de la SADER, fue acusado de proteger al grupo alemán Bayer AG Foto: Margarito Pérez El Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas, órgano desconcentrado de la SADER, fue acusado de proteger al grupo alemán Bayer AG Foto: Margarito Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Durante el primer trimestre de 2019, el ingreso laboral real de las personas creció en un 2.7% en comparación con el mismo periodo de 2018, lo que regresó la proporción de trabajadores pobres a sus niveles de 2011: actualmente, el 38.7% de la población tiene un ingreso inferior a la canasta básica, contra 39.8% en el último trimestre de 2018.

Sin embargo, el Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (Coneval) advirtió un incremento en los precios de la canasta alimentaria, y planteó que “seguirá monitoreando su evolución (…), toda vez que su incremento reciente puede afectar el poder adquisitivo de los hogares”.

Según el organismo autónomo, en los últimos meses se agravó la brecha de género en el ingreso laboral: durante los primeros tres meses de 2019, los hombres mexicanos vivieron un incremento de 4% en su ingreso laboral real promedio –de 4 mil 585 pesos mensuales–, mientras que las mujeres sólo aumentaron sus ingresos en un 2.6% –ganaron 3 mil 549 pesos en promedio–.

Al contrario, durante el mismo periodo se redujo un poco el agujero que separa los ingresos en los municipios indígenas y los no indígenas: en las comunidades originarias, el ingreso creció en un 7% –alcanzó mil 988 pesos al mes, en promedio–, mientras que en las localidades no indígenas subió en un 3.1% –llegó a 4 mil 337 pesos–.

A pesar de ello, un trabajador indígena sigue ganando menos de la mitad que una persona no indígena, y su ingreso laboral promedio incluso es inferior en un 6.2% al del primer trimestre de 2018.

El Coneval reportó que, entre finales de 2018 y principios de este año –que coinciden con la transición de gobierno–, el poder adquisitivo del ingreso laboral por persona aumentó en 60 pesos y alcanzó mil 774 pesos; un nivel similar al de 2009, pero aun menor al de 2007.

El organismo autónomo señaló que, si bien en 23 estados se redujo la tasa de población con ingresos inferiores a la canasta alimentaria, en nueve entidades permaneció igual o creció, como en Yucatán, Chihuahua o San Luis Potosí.

Aun así, en Chiapas, Oaxaca y Guerrero, seis de cada diez personas reciben un ingreso que no alcanza la canasta básica: en el campo, ganan menos de mil 117 pesos por persona al mes, y en las ciudades su ingreso es inferior a los mil 569 que el propio Estado mexicano considera como mínimos para sobrevivir.

Comentarios

Load More