Líderes catalanes presos por secesión asumen como legisladores

MADRID (apro).– Los socialistas catalanes Meritxell Batet y Manuel Cruz fueron electos este martes como presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado, respectivamente, en una de las jornadas más sui géneris.

Por ejemplo, la insólita imagen de los cuatro líderes catalanes presos que promovieron la independencia presentes en el hemiciclo para tomar posesión como diputados: Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez. Lo mismo sucedió en el Senado, al tomar posesión el líder preso Raül Romeva.

La imagen más buscada por la prensa fue el saludo entre el presidente en funciones, Pedro Sánchez, con el exvicepresidente del Govern catalán, Oriol Junqueras, quien en una conversación le expresó: “tenemos que hablar”, lo que se interpretó por la prensa española como que hablaban de la formación del nuevo gobierno y de la situación de ellos, los que se asumen como presos políticos.

De hecho, la nueva mesa directiva del Congreso, encabezada por Batet, tiene como primera prueba de fuego la suspensión de los cuatro independentistas, porque el reglamento les impide ejercer su cargo de representación al estar sujetos a un proceso judicial en el Tribunal Supremo por los presuntos delitos de rebelión y malversación de caudales públicos, al promover el referéndum del 1 de octubre de 2017.

En su momento, al acatar el cargo como legisladores, los cuatro independentistas catalanes recurrieron a fórmulas como la jura de Junqueras, que dijo: “Desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal, sí prometo”.

Otra imagen fue la presencia, luego de varias décadas, de un partido de ultraderecha, en este caso Vox, con 24 diputados, que prometieron el cargo con una soflama nacionalista al jurar “por España”.

Desde la bancada de este partido antiinmigrante y homófobo se profirieron gritos o murmullos para impedir que se escuchara a los líderes catalanes.

Los diputados de este partido buscaron la fotografía al ocupar los escaños de la fila detrás de la que ocupa el gobierno en funciones de Pedro Sánchez, espacio que habitualmente ocupan los diputados socialistas

Estas imágenes son reflejo del revolucionado ambiente político que vive España, por ello fueron notorios los gestos y el simbolismo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez, de que se propusiera como presidentes del Congreso y Senado a dos políticos catalanes, Meritxell Batet y Manuel Cruz.

El papel central lo tendrá Batet, quien como presidenta del Congreso de los Diputados se convierte en la tercera autoridad en importancia en España, debajo del rey Felipe VI y el presidente del gobierno.

Es miembro del Partido Socialista de Cataluña desde 2008, catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra y hasta ahora ministra de Política Territorial en el ejecutivo de Pedro Sánchez, una responsabilidad relevante en las relaciones con los temas de Cataluña.

Su elección como nueva presidenta de la Cámara baja ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para conformar la nueva Mesa del Parlamento que se estrenó hoy en la sesión constitutiva.

Comentarios