Guaidó endurece su discurso y amenaza con el uso de la fuerza para sacar a Maduro

Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional de Venezuela. Foto: AP / Fernando Llano Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional de Venezuela. Foto: AP / Fernando Llano

CARACAS (apro).- Nicolás Maduro debe decidir si permite una transición “por las buenas” o si saldrá “a la fuerza” del poder que usurpa, subrayó este jueves el presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Juan Guaidó.

“Son ellos los que van a decidir cómo va a ser la transición (…) si va a ser a la fuerza o si van a abrir una puerta a la transición. Hay las opciones”, soltó.

El jefe del parlamento, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, indicó que no aceptará elecciones presidenciales con Maduro en el poder, y recordó que la ruta empleada establece como primer paso el cese de la usurpación. “Eso no va a pasar, ténganlo claro”, reiteró.

“O llega el cese de la usurpación, vamos con un CNE (Consejo Nacional Electoral) independiente y una transición democrática, o también nosotros vamos a optar por la cooperación y el uso de la fuerza, porque también hay suficientes militares descontentos como para avanzar”, comentó en entrevista con el canal digital VPITV.

De acuerdo con Guaidó, la oposición mantiene abiertas todas las vías para lograr el “cese de la usurpación” del mandatario socialista, que dé paso a una transición y “elecciones libres”.

Delegados del gobierno de Guaidó se reunieron con jefes militares de Estados Unidos, país que no descarta una opción militar para quitar del poder al sucesor de Hugo Chávez.

El pasado lunes 20, el representante diplomático de Guaidó en Estados Unidos, Carlos Vecchio, mantuvo un encuentro con el subsecretario de Defensa para Latinoamérica, Sergio de la Peña, y el enviado del Departamento de Estado para Venezuela, Elliott Abrams.

“Hemos discutido todos los aspectos que tienen que ver con la crisis en Venezuela, nos vamos positivos, creo que fue un punto importante de avance”, dijo Vecchio a la salida de la reunión, a la que también acudió Gustavo Tarre, representante de Guaidó en la Organización de Estados Americanos (OEA).

La cita se produjo en respuesta a la carta que Vecchio envió el pasado sábado 11 al jefe del Comando Sur de Estados Unidos, almirante Craig Faller, para solicitarle una reunión con el objetivo de conversar sobre cooperación militar destinada a “aliviar” el sufrimiento del pueblo venezolano y “restablecer” la democracia.

Preguntado por los periodistas, Vecchio no precisó si se habló de cooperación castrense, y al ser cuestionado sobre la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, se limitó a contestar: “Ya dije lo que tenía que decir”.

“Maduro está disociado”

Según Juan Guaidó, Nicolás Maduro está “disociado” por haber propuesto el adelanto de las elecciones legislativas como una solución a la crisis nacional.

“Hoy parece un Maduro disociado cuando habla de elecciones parlamentarias, cuando el problema es que no hubo elección presidencial”, dijo el líder opositor durante la entrega de alimentos en el Instituto Corazón de Jesús, casa social ubicada en Los Teques, estado Miranda.

Tachó como “una simple burla” la idea de Maduro y recordó que para celebrar elecciones es necesario reinstitucionalizar al país y cambiar al árbitro electoral, al que la oposición y parte de la comunidad internacional acusa de actuar a favor del chavismo.

El pasado lunes 20 Maduro remarcó que la Asamblea Nacional, en manos de la oposición, es la “única institución que no se ha legitimado en los últimos cinco años”, tiempo en que el país ha celebrado varios comicios cuestionados, siempre con resultado favorable para la llamada revolución bolivariana.

El presidente venezolano propuso el adelanto de elecciones después de conocerse que la semana pasada representantes de su régimen y de Guaidó se reunieron en Noruega para intentar generar un diálogo político, un tipo de mecanismo que no ha tenido éxito en los últimos años.

“El régimen usa la palabra diálogo para tergiversar, para ganar tiempo (…) y entiendo la frustración de todos y la hago propia, porque se han burlado de nosotros”, dijo Guaidó.

Agregó: “Yo lo he dicho desde el principio: para falsos diálogos no nos vamos a prestar. No es un diálogo, el grupo de contacto internacional quiere facilitar una elección libre, quiere mediar para conseguir una solución política”.

Mencionó que es él quien tiene la “interlocución con el mundo”, luego de resaltar que Maduro obtuvo la reelección –el 20 de mayo de 2018– en unos comicios no reconocidos por numerosos países y tachados de fraudulentos por la oposición, que no participó en ellos, entre otras razones por la inhabilitación de sus principales líderes.

“Maduro está derrotado, el régimen fracasó”, subrayó.

En este sentido, reiteró que para sacarlo del poder sigue teniendo “todas las opciones sobre la mesa”, tomando en cuenta que, añadió, el líder chavista “nos podría llevar a la catástrofe”.

“Lo dije, llevaron al país al colapso”, soltó, y detalló que este jueves se registraron al menos 38 protestas en todo el país para reclamar la falta de gasolina, agua potable, gas doméstico, o por los bajos salarios que en la mayoría de los casos son menores a los 50 dólares mensuales.

Comentarios

Load More