Japón golea 3-0 a México en el Mundial Sub-20 y está al borde de la eliminación

CIUDAD DE MEXICO (proceso.com.mx).- México fue goleado 3-0 por Japón, lo que representa su segundo tropiezo en fila, y quedó con un pie fuera del Mundial sub-20, que se disputa en Polonia.

En una de sus peores versiones en una justa mundialista, México depende prácticamente de un milagro para mantener viva sus ilusiones de calificar: primero, requiere que Italia supere por goleada a Ecuador, el siguiente adversario del representativo nacional -el miércoles-, al que deberá llenarlo de anotaciones para avanzar de fase.

Con una evidente falta de juego de conjunto, México, que incorporó a sus principales elementos –Diego Lainez y José Juan Macías- con apenas dos días previo al arranque del Mundial sub-20, resultó un adversario fácil para los japoneses, después de haber dominado los primeros 10 minutos.

En ese lapso, Lainez asistió a Roberto de la Rosa, quien falló en la definición frente al portero nipón al minuto 1, en lo que fue la mejor aproximación de gol en todo el juego.

Todavía, Macías, el goleador mexicano de la Liga Mx, desaprovechó otra oportunidad a los 6 minutos. Al igual que Lainez, J. J. Macías tampoco pudo brindar una aceptable participación.

Taisei Miyashiro, quien este domingo celebró sus 19 años, marcó un doblete. En el primero de ellos definió con un zurdazo bajo a los 20 minutos.

Mihyashiro volvió a hacerse presente en el marcador al 76’. Después de una serie de combinaciones, el japonés sentenció el juego con un remate potente y cruzado sobre el portero Higuera.

Pero fue el segundo tanto de los nipones el que terminó por evidenciar las constantes desatenciones del equipo tricolor, tras el cabezazo letal de Kyousuke Tagawa en el que apareció prácticamente sin marca dentro del área luego de un tiro de esquina al minuto 52.

En el resto del juego, México, dirigido por Diego Ramírez, hijo de Jesús Ramírez, el entrenador que condujo a México a su primer título Mundial sub-17 en 2005, se mostró como un equipo desarticulado, sin forma ni juego de conjunto. Sin pies ni cabeza, el equipo mexicano fue incapaz de hacerle frente a su similar de Japón, que estuvo más cerca de incrementar la diferencia que los tricolores de celebrar el gol.

Comentarios