Basificación, federalización e incentivos de ascenso, ofrece AMLO a la CNTE para resolver diferendos

El presidente Andrés López recibió a maestros de la CNTE en Palacio Nacional. Foto: Twitter @lopezobrador_ El presidente Andrés López recibió a maestros de la CNTE en Palacio Nacional. Foto: Twitter @lopezobrador_

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La respuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador a la inconformidad de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) consistió en una oferta de cuatro puntos a través de una carta.

También propuso iniciar a la brevedad una mesa de trabajo con representación del gobierno federal y de todos los sectores magisteriales para redactar de manera conjunta las leyes reglamentarias de la nueva reforma constitucional, y se comprometió a seguir buscando la liberación de los maestros que fueron presos en los actos de protesta realizados durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y reinstalar a quienes fueron cesados.

En su misiva, López Obrador manifestó que el segundo diálogo con la dirigencia de la CNTE fue muy satisfactorio, y confió que lograrán avanzar sobre posiciones divergentes para alcanzar un consenso que satisfaga de manera plena las demandas del magisterio “para construir un sistema educativo con sentido social, público, laico, gratuito y pluricultural que México requiere”.
La oferta de cuatro puntos incluye:

1. Basificación a todos los maestros que trabajan en distintos regímenes y modalidades en la enseñanza pública, previo censo y verificación por una instancias bilateral y paritaria.

2. Un proceso de federalización de las plazas magisteriales y un modelo de homologación salarial, que tome en cuenta circunstancias laborales, regionales, sociales, culturales y de los diversos grados de dificultad y capacidad, como sería el caso de aquellos maestros de escuelas multigrado o bilingües.

3. Definir la cantidad de alumnos de normal pública, los métodos de admisión y, con ello, otorgar plazas a todos los egresados.

4. Un mecanismo de incentivos a la promoción de ascensos que considere antigüedad, experiencia y tiempo de trabajo en zonas marginadas y de descomposición social y reconocimiento al buen desempeño.

El pasado lunes 20, la CNTE acudió a Palacio Nacional para externar su desacuerdo con la forma en que se aprobó la reforma educativa, un compromiso de campaña del presidente López Obrador que los tuvo como aliados electorales. Y el Ejecutivo aludió a ese apoyo al finalizar la carta.

A través de los últimos años, López Obrador ofreció derogar “la mal llamada reforma educativa”, referencia al tinglado de reformas surgidas a partir de la constitucional que emanaron del Pacto por México. Hoy reiteró a una representación de la CNTE, que de nueva cuenta acudió a Palacio Nacional, que para él se trata de un compromiso cumplido, pero se dijo respetuoso de los desacuerdos planteados por la organización magisterial.

El mandatario les planteó un programa de mejoramiento de escuelas que se realizará a partir de un comité integrado por maestros y padres de familia, con el objetivo de conseguir la rehabilitación de espacios educativos, principalmente en zonas marginadas y pobres.

Para ello propuso el establecimiento de una instancia denominada Comité Escolar de Administración Participativa (CEAP), cuyos integrantes serán electos al inicio de cada año lectivo por una asamblea escolar en la que participarán los docentes, madres y padres de familia y alumnos a partir del 4° grado de primaria.

Explicó que cada comité recibirá de manera trimestral o semestral el presupuesto para construcción, mejoras y mantenimiento, y las entregas se realizarán de manera directa, por transferencia bancaria u orden de pago, desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En su misiva difundida tras la reunión efectuada en Palacio Nacional, reiteró que será respetuoso de la vida interna de las organizaciones sindicales como lo establecen las reformas legales promulgadas el pasado 1º de mayo, según las cuales las dirigencias deben ser electas mediante el voto directo, libre y secreto de los afiliados.

“Les expreso, por último, mi convicción de que el magisterio es indispensable para la causa de la transformación nacional. Lo considero un protagonista central en la construcción del país honesto, solidario, pacífico, soberano y verdaderamente democrático en el que estamos comprometidos; un país cuyos niños sean educados en la fraternidad, la equidad, el espíritu crítico y la libertad, por profesores respetados en sus derechos y aspiraciones y en escuelas decorosas”.

Y remató: “Tengan la seguridad de que ahora que tenemos la responsabilidad de gobernar, no vamos a retirar la mano que les tendimos cuando nos encontrábamos en la adversidad de la oposición y que no olvidaremos cuánto han aportado ustedes a la defensa de la justicia, la auténtica democracia y la dignidad”.

López Obrador acompañó a los maestros a tomarse una foto y grabar un video en uno de los patios de Palacio Nacional, donde los integrantes de la CNTE corearon el fin de la reforma educativa aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Comentarios

Load More