Banxico reduce otra vez su pronóstico de crecimiento para 2019

El Banco de México. Foto: Especial El Banco de México. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Por cuarta ocasión consecutiva, el Banco de México (Banxico) redujo su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para el 2019, ubicándolo en un rango que va del 0.8% al 1.8%, desde el situado entre el 1.1.% y 2.1%.

Al dar a conocer su Informe Trimestral de Inflación, el banco central señaló que el ajuste para 2019 refleja principalmente el hecho de que el desempeño de la economía durante el primer trimestre de 2019 fue menor a lo previsto.

“Se enfrentan diversos retos de índole interna, tales como la incertidumbre sobre las perspectivas crediticias de Pemex y los efectos de algunos cambios en las políticas públicas en ciertos ámbitos y sectores, como el laboral y el energético, sobre la inversión, la actividad económica y la inflación”, explicó el reporte.

Sin embargo, el Banxico señaló que si bien para los próximos trimestres se anticipa que la economía retome una senda de crecimiento, apoyada por contribuciones positivas tanto de la demanda interna, como externa, esta última podría mostrar una desaceleración mayor a la anticipada derivada de una moderación del crecimiento de la economía global en general y de la producción industrial en Estados Unidos en particular.  Adicionalmente, se estima que cualquier recuperación de la inversión se dé de manera gradual.

 

Los riesgos para la economía

De acuerdo con el instituto central, encabezado por Alejandro Díaz de León, la economía mexicana continúa enfrentando riesgos que, de materializarse, podrían generar efectos adversos sobre el crecimiento.

Entre los riesgos en este horizonte destacan:

La persiste incertidumbre respecto a la posibilidad de un surgimiento de nuevas disputas comerciales, de un escalamiento de las ya existentes, o de la adopción de mayores medidas proteccionistas a nivel mundial que afecten al crecimiento, la inversión y el comercio globales, así como a los mercados financieros internacionales, en detrimento de la actividad económica en México.

Además, que se observen episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales originados por diversos factores, entre los que se encuentra mayores tensiones comerciales a nivel global que den como lugar un menor apetito por riesgo; y posibles sorpresas inflacionarias que ocasionen aumentos imprevistos en las tasas de referencia de los principales bancos centrales.

También pude suceder un posible contagio proveniente de otras economías emergentes; o acontecimientos geopolíticos que pudieran reducir las fuentes de financiamiento.

Otro de los riesgos que detecta el Banxico es que se observe una desaceleración mayor a la esperada de la economía y el comercio globales una vez que expiren los estímulos fiscales vigentes en algunas de las principales economías, principalmente la de Estados Unidos, o derivado de una desaceleración mayor a la esperada de la producción industrial en ese país.

Asimismo, el proceso de ratificación e implementación del acuerdo comercial alcanzado con Estados Unidos y Canadá se retrase y genere mayor incertidumbre, afectando a la inversión.

 

Riesgos internos

El Banco de México también mencionó como riesgo que se deteriore el actual ambiente de incertidumbre interna que ha venido afectando a la inversión, y que ello ocasione que diversas empresas pospongan o no lleven a cabo sus planes de inversión o que los consumidores reduzcan su gasto de manera precautoria.

Otro de los riesgos es que se observe un deterioro en la calificación de la deuda de Pemex que complique la situación financiera de la empresa, o revisiones a la baja por parte de las agencias calificadoras en las notas crediticias de otras empresas productivas del Estado o en la del país.

Por último, que se presenten nuevas afectaciones a la producción o distribución de bienes y servicios (huelgas o disrupciones a las vías de comunicación o a la distribución de combustibles, así como mayores retrasos en los cruces fronterizos con Estados Unidos).

Así el panorama, el Banxico acumula cuatro informes trimestrales consecutivos con disminución en su previsión de crecimiento de la economía mexicana.

Si bien en el primer trimestre del 2018 anticipó un Producto Interno Bruto ubicado entre el 2.2% y el 3.2% para el 2019; en los primeros tres meses del año la previsión se desplomó a un rango ubicado apenas entre el 0.8% y el 1.8 por ciento.

 

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More