La ONU denuncia tortura psicológica y persecución colectiva contra Assange

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Foto: Matt Dunham/AP El fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Foto: Matt Dunham/AP

GINEBRA (apro).- El Relator Especial de la ONU contra la Tortura Nils Melzer quien visitó a Julian Assange en una prisión de Londres expresó profunda preocupación porque presenta signos de “tortura psicológica” y denunció “persecución colectiva” contra el cofundador de Wikileaks. 

“Lo más importante, además de las dolencias físicas, el Sr. Assange mostró todos los síntomas típicos de la exposición prolongada a la tortura psicológica, incluido el estrés extremo, la ansiedad crónica y el trauma psicológico intenso’’, afirmó Melzer.

“La evidencia es abrumadora y clara”, dijo el experto quien fue acompañado a la visita por dos médicos especializados en examinar a las posibles víctimas de tortura y otros malos tratos.

“El equipo pudo hablar con Assange en confianza y realizar una evaluación médica completa’’, admitió el experto en un mensaje dirigido a la prensa en Ginebra.

Consideró que Assange ha estado expuesto deliberadamente, durante un período de varios años, a formas progresivamente graves de tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, cuyos efectos acumulativos solo pueden describirse como tortura psicológica.

“Condeno, en los términos más enérgicos, la naturaleza deliberada, concertada y sostenida de los abusos infligidos al Sr. Assange y lamento seriamente el hecho de que todos los gobiernos involucrados no hayan tomado medidas para proteger sus derechos humanos y su dignidad más fundamentales”, lanzó el experto.

“Al mostrar una actitud de complacencia en el mejor de los casos, y de complicidad en el peor de los casos, estos gobiernos han creado una atmósfera de impunidad alentando el abuso de Assange”, remarcó.

La extradición a EU, preocupante

Además, el relator teme que los derechos humanos de Assange puedan ser gravemente violados si es extraditado a Estados Unidos y condena el abuso deliberado y concertado infligido durante años al cofundador de Wikileaks.

“Mi preocupación más urgente es que, en los Estados Unidos, el señor Assange estaría expuesto a un riesgo real de violaciones graves de sus derechos humanos, incluida su libertad de expresión, su derecho a un juicio justo y la prohibición de la tortura”, detalló.

Expresó su alarma por el reciente anuncio hecho por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de 17 nuevos cargos contra Assange bajo la Ley de Espionaje, que actualmente lleva hasta 175 años de prisión.

“Esto podría resultar en una sentencia de por vida sin libertad condicional, o posiblemente con la pena de muerte, si se agregaran más cargos en el futuro”, advirtió Melzer.

A pesar de que Assange no está recluido en régimen de aislamiento, el Relator Especial dijo que le preocupa mucho que la frecuencia y la duración limitadas de las visitas de los abogados y su falta de acceso a los expedientes y documentos del caso le impidan preparar adecuadamente su defensa en cualquiera de los casos.

“Desde 2010, cuando Wikileaks comenzó a publicar evidencia de crímenes de guerra y torturas cometidos por las fuerzas estadunidenses, hemos visto un esfuerzo sostenido y concertado por parte de varios Estados para que el señor Assange sea extraditado a Estados Unidos para su enjuiciamiento, lo que plantea una grave preocupación por la criminalización del periodismo de investigación y una clara violación de la Constitución de los Estados Unidos y el derecho internacional de los derechos humanos”, valoró Melzer.

Observó que, desde entonces, ha habido una campaña “implacable” y sin restricciones de movilización pública, intimidación y difamación contra Assange, no solo en los Estados Unidos, sino también en el Reino Unido, Suecia y, más recientemente, en Ecuador.

Según el experto, esto incluía “un flujo interminable” de declaraciones humillantes, degradantes y amenazantes en la prensa y en las redes sociales, pero también por parte de altos cargos políticos, e incluso por magistrados judiciales involucrados en procedimientos contra Assange.

“En el transcurso de los últimos nueve años, el señor Assange ha estado expuesto a abusos persistentes y progresivamente graves que van desde la persecución judicial sistemática y el confinamiento arbitrario en la embajada ecuatoriana, hasta su opresivo aislamiento, hostigamiento y vigilancia dentro de la embajada incluyendo repetidos llamados a su asesinato’’, condenó.

Reveló que en las cartas oficiales enviadas a principios de esta semana, Melzer instó a los cuatro gobiernos involucrados a abstenerse de seguir difundiendo, instigando o tolerando declaraciones u otras actividades perjudiciales para los derechos humanos y la dignidad de Assange y a tomar medidas para proporcionarle una reparación adecuada y una rehabilitación por daños pasados.

Además, apeló al gobierno británico para que no extradite a Assange a los Estados Unidos ni a ningún otro estado que no proporcione garantías confiables contra su transferencia a los Estados Unidos.

También le recordó al Reino Unido su obligación de garantizar el acceso sin trabas de Assange al asesoramiento legal, la documentación y la preparación adecuada de acuerdo con la complejidad de los procedimientos pendientes.

“En 20 años de trabajo con víctimas de la guerra, la violencia y la persecución política, nunca he visto a un grupo de Estados democráticos organizándose para aislar, demonizar y abusar deliberadamente de una sola persona durante tanto tiempo y con tan poca consideración por la dignidad humana y el imperio de la ley “, reclamó Melzer.

“¡La persecución colectiva de Julian Assange debe terminar aquí y ahora!”, urgió el relator de la ONU contra la Tortura.

 

Comentarios

Load More