Los “errores de percepción” del cerebro

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- ¿Cuántas veces no hemos confundido ropa u objetos en medio de la oscuridad con figuras humanas, y con ello llevarnos un buen susto? A esto se le llama “errores de percepción” y son producto de conflictos en las redes neuronales, mismas que al ser tan complejas también pueden mal interpretar las señales.

Un tema tan sencillo quizá, pero objeto de estudio de grandes especialistas –como el físico español nacionalizado mexicano Germinal Cocho, pionero en el estudio de los sistemas complejos–, que fue expuesto durante la última conferencia de la tercera edición de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia organizado por Cultura UNAM de la Universidad Nacional Autónoma de México, llamada “Arte y ciencia de los sistemas complejos, dictada por el físico español Bartolo Luque.

Ahí, el científico también expuso que el arte, en sus diversas expresiones, ha trabajado la percepción mucho antes de que existieran los sistemas complejos, y como ejemplo puso la obra del pintor italiano Giuseppe Arcimboldo, quien utilizando imágenes de frutas, flores o animales creaba rostros y figuras humanas.

El pintor español Salvador Dalí y el artista mexicano Octavio Ocampo son otros dos ejemplos; incluso la llamada escuela de la Gestalt (corriente de la psicología moderna).

“Hoy en día los neurocientíficos tienen clarísimo que el Yo es una ilusión. Nos podemos sustraer de esa ilusión usando drogas o la religión, o algo más sutil como leer un libro. Los escritores hace siglos que exploran cómo combinar la sensación del Yo, ese engaño de la mente. Llevan una ventaja enorme a los científicos, que han tratado de determinar qué es el Yo”, explicó el físico.

Tanto la emergencia del Yo como de la conciencia y sensación de libre albedrío son los temas más complejos de estudio en estos tiempos:

“Creo que la solución tiene que venir de la interacción de los cerebros, por el hecho de que vivimos en sociedad, tal vez eso haga que la conciencia o el sentido del Yo emerjan. Este es un tema usual de los sistemas complejos, por ejemplo, la inteligencia colectiva”.

De hecho en su cátedra de Matemática Aplicada a la Ingeniería Aeroespacial, que imparte en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos y del Espacio de la Universidad Politécnica de Madrid, Luque realiza experimentos que prueban cómo operan la inteligencia y la creatividad colectiva.

Para Luque el siglo XXI va a ser el del estudio del cerebro.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios